No al doblaje

MARA CAÑIZARES

No entiendo por qué hoy, España sigue bajo la sombra de la Ley de Defensa del Idioma del año 1941. Su intención es defender el castellano como idea y símbolo de identidad nacionalista, principalmente por motivos propagandísticos. Teniendo en cuenta el periodo de la historia en el que se promulgó dicha ley, me sorprende que todavía España no haya evolucionado y reconocido que es un error continuar con dicha norma. Ya son demasiadas las generaciones que nos hemos visto afectadas por esta ley. No es ninguna novedad que nuestro nivel de inglés es de los más bajos de Europa, ya que no tenemos el oído acostumbrado a escuchar otra lengua que no sea el castellano. Esto es un dato irrefutable. Los españoles hemos de hacer un sobreesfuerzo para aprender inglés y dedicarle más horas que el resto de países donde no se doblan las películas ni las series. Muchos canales de televisión no ofrecen siquiera la posibilidad de elegir el idioma de la película.

Aparte de la problemática con el aprendizaje de los idiomas, otro motivo para defender las versiones originales de los filmes es la pérdida de esencia y credibilidad de los personajes al ser doblados. Y lo peor de todo es que la sociedad ya se ha acostumbrado a ello. Por mucho que vendan que el doblaje español es de los mejores, nunca será igual que la voz real de los actores. Me parece un desprecio absoluto hacia el trabajo de los actores y un gasto innecesario para la industria cinematográfica española y para los españoles en general que hemos de destinar más dinero en aprender idiomas. Sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo porque da pereza cambiar las costumbres y salir de la zona de confort, pero una buena campaña informando a la sociedad de las ventajas que se obtendrían, poco a poco cambiaría el pensamiento de la sociedad. Es cuestión de tiempo y educación. No pierdo la esperanza de que en un futuro cada vez más gente diga #NOaldoblaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos