Desconectar del colegio

DAVID MARTÍNEZ COSTA

Ver como cada tarde se hace la hora de cenar y no has podido jugar porque has tenido que hacer un montón deberes, debe ser bastante frustrante para un niño. Un niño necesita jugar para un desarrollo completo. Salir de esa cueva que le priva de su tiempo de ocio.

Llevar deberes a casa es como las horas extras en el trabajo. Es incomprensible que lo que los adultos reclamamos por derecho no se les conceda a los pequeños de la casa. Mi primo de 7 años se pasa más de tres horas haciendo deberes. ¿Qué descanso tiene? Una cosa es hacer veinte minutos, se puede entender o no, pero tres horas no se pueden encajar por más que se intente. Debería haber una relación entre la edad y maduración del niño y la cantidad y la calidad de los deberes. Potenciar la creatividad y el emprendimiento del niño deberían ser los nuevos valores pedagógicos de los deberes. De esta forma, dejaríamos de tener a niños que no se forman con buenos hábitos porque parte de su niñez gira en torno al montón de deberes que tendrán que hacer cuando lleguen a casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos