El compromiso de los intelectuales

BENITO COTERÓN BLANCO

He esperado una semana por respeto y solidaridad con el dolor de las víctimas. Pero hay cosas que no deben callarse. Con el corazón encogido pensando en quienes sufrieron los brutales atentados de Cataluña, consolaba constatar la respuesta firme y decidida de la ciudadanía plantando cara al terror y al odio. Por otro lado se han prodigado en prensa y redes sociales una serie de escritores, analistas e intelectuales que dedicaban muy poco espacio al recuerdo de las víctimas, pero en cambio se empleaban con virulencia feroz culpabilizando no solo a todos los inmigrantes y refugiados (todo un clásico), sino también a los pacifistas, las ONG, las feministas, los huelguistas, los que hablan en catalán, las prestaciones sociales... Hasta al matrimonio gay se le señalaba con dedo acusador que lanzaba rayos de resentimiento. Mención especial merecen los llamamientos de Isabel San Sebastián y Arturo Pérez Reverte a iniciar una nueva Reconquista. El caso es que al oír y leer éstas apasionadas diatribas, me he acordado de Lord Byron, uno de los grandes poetas referentes del Romanticismo. Murió en Grecia en 1824, combatiendo al lado de los independentistas griegos contra el Imperio Otomano del Sultán Mahmud II. Recordé a tantos escritores, artistas e intelectuales que vinieron a España a combatir contra el fascismo. Y he recordado también que actualmente hay en Siria e Irak milicianos españoles que se han enrolado como voluntarios para combatir contra Isis y Daesh (los asesinos autores de atentados en Europa) en las filas del PKK. Igual los escritores, analistas e intelectuales a los que hago referencia no conocen esto, y por eso les animo a que sigan el ejemplo de los idealistas de antaño, contacten con las organizaciones españolas que gestionan éste reclutamiento, y vayan allí a combatir al odiado enemigo. Uno solo, me basta con que uno solo de ellos haga esto para que merezcan mi reconocimiento y mi aplauso, y tendré la convicción de que su afán de acabar con el terrorismo es sincero. Si no lo hacen, me dan pie a confirmar mis sospechas de que solo quieren propagar un ambiente enrarecido de miedo y recelo agresivo, de manera que la gente, cuando llegue la hora de votar, ponga en el gobierno a opciones que a ellos les conviene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos