Una ciudad limpia

JORGE GUILLERMO ORELLANA

Últimamente, en Logroño, algunos propietarios de mascotas se muestran muy poco responsables con la recogida de los excrementos, con el consiguiente malestar y protestas del resto de los ciudadanos. A quienes si son cuidadosas, las que tienen mascota y las que no, incluyéndome a mí, les desagrada tanta irresponsabilidad. A nadie le interesa dar un paseo por Logroño y encontrar excrementos de perros cada cinco pasos. La consecuencia es que da la sensación de que las calles están más sucias y menos cuidadas, cuando la realidad es que son bastante aceptables. No somos pocos los que hemos llegado a la idea de que el Ayuntamiento se debería tomar medidas sobre esto.

Porque la población quiere que se cuide más su ciudad y que el Ayuntamiento esté más pendiente, subiendo incluso las multas por este mal hábito o poniendo más vigilancia en las calles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos