Y tú, mientras, calladita, por si acaso

MARTA GARCÍA GALLEGO

Ligar está bien, al menos desde mi punto de vista. Acosar ya no tanto. Últimamente hay un polémico debate entre quienes justifican «los intentos de ligue en la calle» y quienes no. A muchos nos gusta que nos hagan un halago sobre que guapos vamos hoy o sobre que bien nos sienta una prenda. Pero hay formas y formas. Un piropo es un adjetivo o una expresión dicha de forma cortés para hacer sentir bien a la otra persona. Sin embargo, cuando en el predomina la falta educación, siento comunicaros que se convierte en algo repugnante. Que te griten desde lejos un grupo de tíos que no conoces «lo buena que estás» riéndose, que personas que te triplican la edad te sigan por la noche diciendo «guapetona ¿a dónde vas?» o que te piten desde el coche haciendo gestos obscenos, es de todo menos ligar. Y tú, mientras, calladita, por si acaso, no vaya a ser que te pase algo. Hacer sentir miedo, asco e intimidación no significa que seáis «patosos ligando», sino que el machismo sigue entre todos nosotros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos