Banderas, etiquetas, ¡ya basta!

VÍCTOR MONTECINO VALLS

Hace ya muchos años que pasa, pero la situación actual ya es exagerada. Juzgamos a la gente por las etiquetas más superficiales posibles: gay, gorda, orejudo, indepe, facha, mal vestido, divorciado, etc. Y ahora añadimos las banderas. ¡Ya está bien!

Lo único que habéis conseguido unos y otros es que nos valoremos más por qué bandera tenemos ondeando en el balcón que por la persona que hay detrás. Y ese odio no lleva a ninguna parte. Ya me he cansado de ver cómo van creciendo como setas estos trapos patrióticos para defender la propia tierra o rechazar las ideas de los otros. Empecemos a valorarnos por los hechos más allá de los políticos. Si dejamos sentarse a una persona mayor en el autobús, si pagamos nuestros impuestos, si vamos por las escaleras en lugar de coger el ascensor para hacer ejercicio, vigilamos nuestros hijos cuando juegan en el parque o en la playa...

Quizás son cosas básicas, cotidianas, pero estas sí que son las que nos hacen persona, no un trozo de tela de colores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos