Las armas, las guerras y la creación de empleo

EMILIA DÍAZ LEDESMA

Siendo todavía estudiante y visitando EE UU, mi inocencia sufrió un rudo golpe cuando leí en titulares de prensa que la guerra de Vietnam había creado un millón de empleos. ¿Quién podía ser tan antipatriota como para oponerse a ella? Hoy leo en la prensa que el heredero saudí llega a España y firmará un contrato sin precedentes, por dos mil millones, para construir cinco barcos de guerra; ya se están haciendo para él cinco fragatas en Cádiz, cuyo alcalde -de Podemos- ha declarado que, aunque las leyes internacionales prohíben proporcionar armamento a países en guerra, como Arabia Saudí con el casi indefenso Yemen, hay que tener en cuenta el empleo que esto nos proporciona. Sería, pues, injusto, atribuir sólo a los saudíes las ya más de 10.000 víctimas mortales en el Yemen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos