Arar para cuando llueva

GERARDO VILLAR

Los labradores están nerviosos. No llueve lo suficiente y no pueden sembrar. Lo mismo me pasa a mí. Me pongo nervioso al ver que siguen las guerras, los refugiados, el hambre en el mundo, las cárceles. Veo que hay que hacer lo mismo que los labradores. Como no se puede sembrar, estar arando, preparando el terreno para, cuando llueva, sembrar.

Aremos: escuela de padres, educación para la ciudadanía, atención y acogida a los marginados, educación en valores, fomento de la lectura y de charlas, actividades deportivas, fomento de diálogo... Hay muchas cosas por hacer.... Que luego ya llegará la semilla, cuando llueva, cuando estemos dispuestos a acoger los valores de la vida. Si podemos sembrar un grano, sembremos y si podemos sembrar toda la finca, propaguemos todos los valores. Que va a llegar el fruto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos