Un aplauso cargado de ironía para la DGT

JOSÉ ANTONIO IGLESIAS TEJADA

En relación con la protesta del diputado César Luena en la Cámara Baja contra las 'guías sonoras' talladas en las carreteras de Murillo y Ribafrecha, y la respuesta de la jefa provincial de Tráfico, Beatriz Zúñiga (publicada en LA RIOJA el 16 de abril), tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con ella: los que no montamos en bicicleta nos alegramos de tener carreteras libres de los molestos ciclistas, que no pagan impuestos sobre la circulación ni sobre los carburantes y pretenden tener los mismos derechos que los vehículos de verdad. Como muy bien dice la jefa de Tráfico, «si no van seguros por ahí pueden circular por otras carreteras...», como por ejemplo la N-232, que ahora está descongestionada de camiones y cuenta con un hermoso arcén. Además, si yo o uno de mis hijos volvemos de las fiestas de estos pueblos un poco alegres por haber estado confraternizando en la bodega y en la verbena... agradecemos que las bandas sonoras nos avisen si nos salimos de la vía, e iremos más relajados al saber que estas carreteras están limpias de ciclistas. Un aplauso para la jefa de la DGT.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos