La actitud de los jóvenes riojanos con sus mayores

JAVIER ARMAS TORMO

¿Es reprochable la actitud de algunos jóvenes riojanos hacia sus mayores? Sea criticable o no, es mejorable, de eso no hay duda. Culturalmente se ha demostrado nuestra unión con quienes nos crían y educan, puesto que es en el hogar donde cada uno se forma.

La sociedad joven, cada vez más distanciada del arraigo cultural del lugar del que proviene, debe aprender a convivir con costumbres o tradiciones de nuestra preciosa tierra. ¿Qué sería de La Rioja sin sus pueblos, gentes o folclore? Posiblemente nada, ni existiríamos como comunidad autónoma.

Y es que todo esto forma parte de nuestro más primitivo, pero importante a su vez, «acervo» cultural. Somos un pequeño territorio pero tenemos una erudición propia de los lugares más prestigiosos del mundo. Aquí se han formado grandes personajes históricos que han ayudado a hacer más famosa, si cabe, a nuestra comarca natural, desde Marco Fabio Quintiliano hasta Rafael Azcona.

Muchos de nuestros jóvenes tienen una constante lucha interior entre quedarse en su tierra o abandonarla en busca de su felicidad o beneficio. Bien es cierto que no sentimos «morriña» como los gallegos, pero sí tenemos esa unión con la región que nos vio nacer. A pesar de ser un escaso número, los riojanos somos peculiares en nuestra educación más básica y eso es algo que proviene de nuestros mayores e inevitablemente debemos preservar por el bien de nuestro querido territorio.

Fotos

Vídeos