La Rioja

La unión con Euskadi

De antemano, quisiera agradecer al director del diario La Rioja la posibilidad de mantener con el señor Vegas una «conversación epistolar» a través del periódico, al modo y manera que se acostumbra en países menos cainitas que el nuestro. Su carta del pasado día 1 de junio es, si la memoria no me falla, la tercera en la que aboga por un cambio en la estructura institucional de este país antiguamente llamado España. Sus argumentos me han «medioconvencido» si el interés último es el de mejorar las dotaciones presupuestarias que el gobierno central asigna a las distintas regiones, nacionalidades o comoquiera que se llamen, en los presupuestos generales del Estado.

El refrán «la unión hace la fuerza» sería por lo tanto el aplicable a esa unión, fusión, o pacto que Vd. propugna con Euskadi y Navarra (¿o Nafarroa?). Mas (siempre un «pero»), para ello habría que negociar primero con dichos territorios forales para determinar, en definitiva, el coste de dicha unión. Porque, para convertir a La Rioja en la costa del vino de fin de semana y no recibir nada a cambio, ¿merece la pena el estudio del tema?

Para finalizar: Sus argumentos históricos siento decirle que no me convencen. Desde Estrabón a Sanchez Albornoz se visualiza un constante retroceso del idioma eúscaro, desde la sierra de La Demanda hasta Calahorra, prueba palpable de que sus hablantes (los originales vascones navarros) fueron 'recluidos' por el imperio romano al norte de Pamplona, junto con várdulos, caristios y autrigones. De todas formas, un debate histórico sobre qué es ser 'de la tierra' o no creo que desenfocaría otro, muy interesante a mi juicio, sobre la situación actual y futura de La Rioja (y, de paso, ¿porqué no sustituir 'hegoalde' que es 'sur', por 'Errioxa'?).

Eskerrik asko.

cartas@larioja.com

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate