La Rioja

Desalojo del auditorio municipal en la gala Ardacea

El pasado lunes 26 tuve el placer de participar en la gala que Ardacea organizaba en el Auditorio del Ayuntamiento de Logroño. Todo iba bien hasta las 21,40 horas cuando, a falta de dos números para terminar, irrumpió de forma ostentosa personal de la Policía Local y del Ayuntamiento ordenando encender las luces y desalojar. No era ninguna emergencia, sólo que a las 22 horas la sala debía quedar vacía. A partir de ahí el esperpento: artistas saludando, policía desalojando, personal recogiendo. ¿Era necesaria esa mala educación y falta de respeto con los que allí estábamos? ¿No había otra forma más elegante de forzar el final sin que la organización se viera obligada a sufrir vergüenza y a pasar un mal rato? Aun en el caso de que se hubiera extendido más allá de las 22 horas, no habrían sido más de 15 minutos.

He trabajado en numerosos teatros y salas y jamás me he sentido tan humillado y maltratado como en este auditorio gracias al 'buen hacer' de su personal en los servicios de 'orden'.