La Rioja

Luces de Navidad y esfuerzo común

He oído cantar muchas veces eso de «el mundo muere de frío, el alma perdió el calor, los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor» o lo de «porque en esta tierra ya no hay caridad», y estamos cantando a menudo estos villancicos o aquello de «ven, Señor, no tardes». Yo siento que ya está entre nosotros y con nosotros. Es cuestión de buscarle, de descubrirle, de experimentarlo, de sentir. Para ello, a veces nos estorban tantas luces. Lo he experimentado en Grañón. Ha montado un árbol de Navidad con botellas y luces muy suaves. La música la puso la banda de Santurde. Y muy pocos disfraces: San José y María y un niño ya grandecito. Y todo el pueblo junto en la plaza. Me encantó. Nada de luces deslumbrantes, nada de champán ni turrones. Unas patatas asadas y un vaso de caldo. Me olía todo a Navidad auténtica, a sencillez, a esfuerzo en común.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate