CASI TODOS A LA CÁRCEL

MANUEL ALCÁNTARA

La familia que roba unida sólo puede ser vencida después de haber robado un poco más de la cuenta para ingresarlo en su cuenta corriente. El llamado 'clan Villar' creó un entramado para garantizarse el poder en la Real Federación Española de Fútbol, que es en realidad la que más nos afecta. La prisión incondicional para el padre, Ángel María Villar, también conocido como 'el padre eterno', y la de su hijo Gorka destroza a toda una dinastía, pero ya sabemos que las cosas son eternas únicamente mientras duran. El Banco Central Europeo ha puesto en marcha medidas para cambiar el rumbo. Mario Draghi sabe que la recuperación no ha llegado todavía ni a los salarios ni a los precios, pero la sigue llamando reactivación. Cuando no cambian las cosas, es preciso variar la manera de nombrarlas para que parezcan distintas. No sabemos quién es peor, si el padre o el hijo, ya que los dos han hecho lo posible para cargarse a la Real Federación Española de Fútbol, que es el consuelo de muchos ingenuos, entre los que sigo contándome. ¿Cuál será el peor? ¿El padre o el hijo? Ambos autores están en el trullo, pero yo creo que el peor es el padre, porque es el autor del hijo.

Con las cosas de jugar no se juega y lo único que nos hace falta es que se carguen el fútbol, que es el deporte más ingenioso inventado por el hombre, hasta el punto de que puede practicarse sentado frente al estadio de la televisión, que es el único que repite los goles. ¡Dios salve al deporte rey! Sus súbditos pueden jugarlo hasta en la cárcel y las prisiones están a tope, mientras la Guardia Civil sigue buscando pruebas del 3% en la Generalitat y el Parlament. Todo empezó con el ex 'molt venerable' Jordi Pujol, pero entonces no sabíamos que era el cuento de nunca acabar. Y que nos iba a faltar tiempo para ver el final.

Fotos

Vídeos