CÁMARA (DAS)

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ - EL TRAGALUZ

Se podría decir que la carrera electoral de la Cámara de Comercio de La Rioja terminó ayer. Sí, por supuesto, todavía queda una larga y compleja tramitación administrativa, y hay que cumplir escrupulosamente los tiempos como regula la normativa. Esto es: esperar al fin de plazo de presentación de candidaturas (27 de este mes), celebrar los comicios (4 de junio) y constituir un nuevo pleno que elija a un presidente y al nuevo comité ejecutivo (finales de junio). Sin embargo, la candidatura de unidad presentada ayer por Jaime García-Calzada parece reducir todo ese proceso a un mero procedimiento formal puesto que, difícilmente, cabe esperar que en la liza se cruce una lista alternativa. El presidente de la FER no hubiera dado el salto en una piscina a medio llenar. Así que ha conseguido componer una candidatura que integra a ambas entidades, unificándola sobre el ADN que comparten Cámara y patronal: prestar servicios y defender los intereses de los empresarios riojanos.

A priori -ese es el compromiso de García-Calzada-, ambas organizaciones seguirán funcionando de forma autónoma y mantendrán órganos de gobierno independientes que sólo coincidirán en el máximo cargo, la presidencia. Por tanto, si el equilibrio de fuerzas se mantiene, no debería haber problemas de convivencia. Es más, la cooperación como camaradas será satisfactoria si cada cual se sigue dedicando a lo suyo: la Cámara, como corporación pública, a ofrecer un abanico de servicios a las empresas, con especial atención a la internacionalización, y la patronal, como asociación privada, a representar los intereses de sus asociados, sobre todo en la negociación colectiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos