LA BUTACA

MANUEL ALCÁNTARA

Está bien diseñada y bien tapizada. Su único defecto es que no tiene respaldo. Ni los culos de buen asiento se sentarán cómodos en ella mientras no se cumplan sus previsiones. Los socialistas quieren que sea una mujer con un perfil estrictamente técnico y no político, como si ambas cosas no fueran compatibles, además de ser necesarias. Si el Gobierno tuviera el atrevimiento de proponer a don Luis de Guindos para que fuera vicepresidente del Banco Central Europeo el PSOE no lo respaldaría o, dicho de otra manera, le dejaría con el ilustrísimo trasero al aire, cosa temeraria con el frío que hace. El plazo de presentación de candidatos se termina hoy y para luego sería tarde, o sea, nunca, el único aspirante oficial es el gobernador del Banco de Irlanda. Curiosamente, el hombre ideal para ese cargo es una mujer, ya que la Eurocámara desea que haya más mujeres en el BCE.

El crédito al consumo ha regresado a los niveles que tenía antes de la crisis inacabable y miles de criaturas llegan solas a Europa. Quienes les acogieron son los mismos que les abandonaron cuando cumplen 18 años, que antes se decía que era la flor de la vida, cuando todo era un jardín. ¿Qué hemos hecho con nuestro pobre huerto? No se llevan bien ni los que se han llevado el dinero. Nos dejó dicho Rilke que sobreponerse es todo y no hay que hablar de triunfos ni de derrotas. Yo lo cito mucho, no para que mis presuntos lectores lo recuerden, sino para que no se me olvide a mí.

Hay que seguir remando aunque el agua nos llegue al cuello. Cuando el ánimo se cae hay que agacharse para recogerlo y no dejarlo allí, a ver si es capaz de incorporarse él solo o con ayuda de otros, que para eso están los amigos. Mientras, Puigdemont, que es el que ha profundizado más sus relaciones con su otro yo, calcula el tiempo de su exilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos