Burocracia de hoy

La denuncia de la patronal de la construcción de La Rioja (CPAR) sobre la «desidia funcionarial» y la «dejación política» del Ayuntamiento de Logroño merece una explicación más concluyente que la que se ofreció ayer desde el Consistorio. Pretender justificar meses de retraso en la tramitación de licencias o autorizaciones administrativas en la exigencia de una norma estatal competencia de la Agencia Española de Seguridad Aérea o en varias bajas de personal técnico municipal no se sino el reconocimiento del anquilosamiento que padece de la burocracia consistorial. Un factor altamente negativo que no se corresponde con una burocracia de hoy bien entendida, moderna, eficaz y efectiva, al servicio de los ciudadanos. La función garantista que compete y obliga a la administración municipal no debe convertirse, bajo ninguna circunstancia, en una rémora para la dinamización de la actividad económica y la consiguiente creación de empleo y riqueza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos