El banco de todos

El Gobierno de Rajoy está obligado a nombrar un nuevo gobernador del Banco de España para antes del 11 de junio. Los usos de la alternancia bipartidista hacen que la designación de esa persona sea consensuada con la figura del subgobernador con el primer partido de la oposición. Aunque hoy sería conveniente que la anuencia sobre los nombramientos alcanzara a un espectro parlamentario más amplio. Pero los principios y las urgencias dictan que España ha de dotar al equipo rector de su banco nacional con personas de contrastada trayectoria profesional, con un amplio conocimiento del sistema financiero global, y con una reputación destacada en las instancias internacionales. Todo menos una nominación partidista o un apaño de última hora entre siglas. El Gobierno tiene la oportunidad de manejarse por encima del momento convulso que vive a causa de la moción de censura socialista y, en última instancia, a causa de la corrupción que rodea al PP. Pero a ello debieran atenerse también los partidos de la oposición. Porque España es más que su representación política, y mucho más que un Gobierno en minoría. Los ciudadanos merecen al mejor de los gestores posibles para el Banco de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos