LA BALADA

MANUEL ALCÁNTARA

El electorado, que nadie sabe quién es porque somos todos, tiene dos problemas, cambiar de opinión si quiere seguir votando al mismo partido o cambiar de partido si desea mantener la misma opinión. El relevo del ministro de Economía, Luis de Guindos, ha venido a proporcionarle a Rajoy una remodelación del Gobierno, pero ignoramos cuál será su modelo. Nuestro presidente del Gobierno tiene que buscarlo con toda la rapidez que le permita su parsimonia y hasta ahora no ha dicho nada ni ha dado ninguna pista, que las paredes oyen, aunque las del Congreso están sordas. ¿Se aprovechará el relevo para remodelar el Gabinete? Habría que saber cuál es el modelo, porque es posible que no se preste a posar. La historia es la maestra de la política, pero hay muchos alumnos que faltan a clase.

Nadie puede acusar de precipitación a nuestro presidente, pero sí de inacción, que puede confundirse con la pachorra. Si trabajar cansa, que dijo Pavese, no tomar decisiones puede ser agotador. Sus gestiones en la puesta en marcha de la unión bancaria han sido tan relevantes que no corre prisa buscarle relevo. Tiempo habrá, ya que el tiempo se hereda a sí mismo, como el mar a las olas. Además, el ascendido don Luis puede continuar las próximas semanas, mientras Mario Draghi asegura que no se tocarán los tipos de interés. Todo es urgente, excepto la prisa, pero lo que es más urgente es el dinero, que es la posibilidad inmediata de obtener todo lo que apetecemos. La gran lotería, que es el azar, le ha tocado a Marta Sánchez, que dice que le ha puesto una letra al himno nacional desde el corazón, después de estar durante tres años viviendo y trabajando en Miami. Este regreso al patriotismo nos alegra el viejo corazón a los que estamos hartos de esperar, aunque no perdamos la esperanza. A pesar de Puigdemont.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos