Baja la recaudación fiscal

La Agencia Tributaria publicó ayer el informe Anual de Recaudación 2016, y de él se desprende una reducción de lo recaudado del 3,8% con respecto a lo previsto en los Presupuestos. La caída ha sido de 7.271 millones, y las razones del descenso deberían ser aleccionadoras para futuros ejercicios. La desviación se ha registrado sobre todo en el IRPF. Así, la caída del 4% en este impuesto se ha debido a que no se produjo el repunte de los salarios del 1,4% que se esperaba, y a que han bajado con anómala intensidad las ganancias patrimoniales. La recaudación del impuesto de Sociedades creció un 5% gracias sobre todo a las medidas sobre los pagos fraccionados que suponían la aplicación de tipos incrementados y la exigencia de un pago mínimo a las grandes empresas, y la del IVA aumentó un 4,2% gracias al crecimiento del consumo. El mal comportamiento del IRPF confirma y recuerda que el crecimiento no se ha trasladado aún a las rentas del trabajo, cuya participación en el PIB es todavía notablemente inferior a la anterior a la crisis. Esta situación, debida en parte a una reforma laboral que ha debilitado la negociación social, debería ser remediada no sólo por razones económicas sino también de equidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos