LA AGENDA SIN FECHA

MANUEL ALCÁNTARA

Es admirable, aunque carezca de admiradores, el esfuerzo de nuestro ministro de Economía, Industria y Competitividad por abarcar esas tres cosas. Demasiado para un hombre solo, aunque vaya en compañía de otros. El respaldo a los presos del 'procés' ha dividido a los reaparecidos sindicatos y tanto UGT como CC OO coinciden en que sus filiales catalanas deben agruparse para evitar el auge de los independentistas. Mientras, hablan lo que no está en los escritos sobre el crecimiento del separatismo. Cuando las cosas han ido demasiado lejos es difícil restituirlas a su lugar de origen y ahora lo que más preocupa es el 'mastergate'. Todo lo que no sabemos dónde empezó termina en Cifuentes, pero ese es el cuento de nunca acabar, porque el PP avanza sin moverse y sin permanecer en el mismo sitio. «Dinero perdido, nada perdido; tiempo perdido, algo perdido; corazón perdido, todo perdido». Ese era el lema de Rafles y ha tenido sus seguidores más fieles entre los políticos menos desinteresados.

Uno de nuestros entretenimientos favoritos es acudir a las manifestaciones, y los cronistas menos dados a la innovación del tópico aseguran que en todas «no cabía ni un alfiler». La próxima está prevista para el día 15 y será en protesta por el encarcelamiento de los líderes independentistas, incluidos los que andan sueltos. El problema mayor de los manifestantes es que faltan fechas para reunirse con los afines, no el que no sepan qué es lo que de verdad les une. ¿Cuándo habrá una manifestación en contra de los manifestantes? Todo está en tela de juicio, pero a este ritmo se nos puede acabar la tela de las pancartas. La prisión preventiva está todavía en el telar, pero será un éxito perfectamente descriptible. Sólo es necesario buscarle una fecha que no esté ocupada por otros manifestantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos