La Rioja

Amnistías fiscales

En democracia, se han producido tres amnistías fiscales. La primera, en 1984, que permitía canjear dinero opaco por pagarés, pretendía poner orden en el sistema tributario español; la segunda, que permitía cambiar patrimonio oculto por deuda pública a cinco años y a bajo interés, fue dispuesta en 1991. La siguiente fue en 2012, objeto de un varapalo político por parte del Constitucional, que ha recriminado al Gobierno el trato de favor a los defraudadores. En 2013, se estableció la declaración obligatoria y rigurosa de bienes en el exterior a través del conocido impreso 720, sometida a un estricto control que no prescribe y a un régimen sancionador severísimo, reprobado por la propia Comisión. El rigor en la persecución del delito fiscal es difícilmente criticable, siempre que sea proporcionado, pero no tiene efectos pedagógicos si no va acompañado de una proscripción absoluta de las amnistías fiscales. Montoro acaba de proponer un consenso para erradicarlas por completo, y las demás fuerzas políticas debían haberle cogido la palabra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate