La Rioja

35 años de autonomía

El 9 de junio es, sin duda, una fecha de referencia para todos los riojanos. Hoy se cumplen 35 años de la sanción real del Estatuto de Autonomía de La Rioja, nuestra norma institucional básica sobre la que se ha construido nuestra región y que, a lo largo de estas décadas, ha sido clave para su transformación en todos los ámbitos.

Hoy podemos decir que los 35 años que nos separan de aquel 9 de junio de 1982 ofrecen un balance positivo y, más allá de eso, podemos mirar al futuro con buenas perspectivas. El éxito de la autonomía radica en el ímpetu y la vehemencia de los riojanos por defender una identidad y unos intereses comunes.

Pero esa identidad común, la identidad riojana, empezó a forjarse en 1812, en plena Guerra de la Independencia. Nuestra historia comenzó en la Convención de Santa Coloma cuando alcaldes y concejales de 59 municipios de la región se reunieron en esta localidad del Valle del Yalde para pedir el reconocimiento y la constitución de la provincia de La Rioja. Un hito que, sin duda, contribuyó a lograr finalmente el autogobierno.

El espíritu reivindicativo que se vivió en Santa Coloma y el sentimiento de pertenecer a una provincia diferenciada del resto se mantuvo a lo largo de dos siglos, haciéndose más intenso a partir de 1976, con los primeros pasos de la democracia. Fue en esa fecha cuando diversos colectivos impulsaron de nuevo el proceso, logrando reunir hasta 40.000 firmas de apoyo a la autonomía y dando pie a la celebración, en 1978, del I Día de La Rioja.

Como hace más de 200 años en Santa Coloma, los municipios fueron los encargados de iniciar el proceso autonomista por la vía del artículo 143.2 de la recién estrenada Constitución Española, pero la voluntad de los riojanos por iniciar un nuevo camino fue crucial en ese empeño.

Hoy los ciudadanos y los municipios siguen teniendo un papel protagonista como entonces, siguen siendo el motor de nuestra región. Los ayuntamientos son las instituciones más cercanas al ciudadano, las que canalizan sus demandas y resuelven sus problemas, pero además son los encargados de seguir manteniendo vivas nuestras tradiciones y de potenciar nuestra cultura para que siga desarrollándose nuestra identidad.

El Estatuto de Autonomía, que elaboraron los 'treintaydosantes' con las aportaciones de los diferentes grupos políticos y colectivos que no estaban representados en la Asamblea, supuso el impulso definitivo para el autogobierno y nos ha ayudado a avanzar juntos a lo largo de los últimos 35 años.

El consenso que hubo durante su elaboración ha sido esencial para el desarrollo de nuestra región y solo podremos avanzar si somos capaces de sumar acuerdos y unir nuestras fuerzas en los temas que más preocupan a los riojanos. Solo podremos progresar si somos capaces de defender sus intereses con una sola voz.

Durante estas décadas, el Parlamento de La Rioja, la institución nacida tras la aprobación del Estatuto de Autonomía y en la que reside la soberanía popular, ha aprobado 238 textos legislativos que han contribuido a definir y modelar nuestra región hasta lo que es actualmente, una Comunidad moderna y próspera construida con la voluntad y las aportaciones de todos los riojanos y que sigue defendiendo su identidad y sus intereses comunes.

Las reformas realizadas han permitido asumir nuevas competencias y legislar sobre prácticamente cualquier materia. Treinta y cinco años después de la aprobación del Estatuto, la Cámara trabaja, a través de una ponencia, en la elaboración de un nuevo texto que permita profundizar en el proyecto de Comunidad y que adapte nuestra Norma a las demandas de la sociedad actual.

Una reforma que debe ser serena y reflexiva para aprobar el mejor Estatuto posible, buscando grandes acuerdos que proporcionen a esta norma fundamental la estabilidad necesaria para enfrentarnos a los nuevos retos y den un nuevo impulso a nuestra Comunidad.

Un texto que fortalezca los derechos de los riojanos, que han sido y son el principal activo de este proyecto común, que aproveche las peculiaridades y potencialidades de nuestra región y en el que se aborden nuevas realidades que forman parte del día a día de nuestra sociedad.

En definitiva, un Estatuto de todos los riojanos y para todos los riojanos. Un Estatuto que nos permita perfeccionar nuestro autogobierno, seguir avanzando para afrontar el futuro con garantías y continuar escribiendo nuestra historia, aquella que comenzaron nuestros antepasados en Santa Coloma.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate