La Rioja

QUE QUEDE ENTRE NOSOTROS

Sin alternativa

Francesco, de siete años, murió hace diez días al noreste de Italia, cerca de Pésaro, por las complicaciones de una otitis que los padres decidieron tratar con preparados homeopáticos en lugar de con antibióticos. Después de la muerte del pequeño se ha sabido que sus padres (que tienen también otros dos hijos menores de edad), cuando estaba enfermo, no le daban antibióticos nunca, y en su lugar lo llevaban a lo que los medios denominan un 'médico homeopático' (esto es una contradicción, porque o es médico o es homeopático). La justicia italiana investiga por homicidio involuntario a los padres y al médico, por cierto, llamado Massimiliano Mecozzi, y en paradero desconocido.

Hace unas semanas cientos de farmacéuticos se movilizaron contra el «engaño'» de la homeopatía y solicitaron a las autoridades que no se considere medicamento. La homeopatía no tiene ninguna base científica, nunca ha curado a nadie y únicamente tiene un efecto placebo, pero se vende en las farmacias como si fuera un medicamento, dejando, claro, pingües beneficios. El problema es cuando se abandona la medicina para echarse en manos de falsas ciencias como la homeopatía.

¡Y si solo fuera este el único tratamiento sin base! Desde dietas milagrosas para perder peso en diez días y sin esfuerzo hasta cápsulas mágicas que lo consiguen de forma inmediata. Desde que tecleé en Internet «dietas milagrosas», me aparece el anuncio de «una cápsula que elimina el 3% de tu grasa abdominal y para siempre». Pero nada comparable a las pastillas y pócimas 'naturales' para aumentar el vigor sexual y que no tienen realmente ningún efecto una vez analizadas.

Los calvos son un objetivo muy preciado para estos nuevos charlatanes de feria: hay todo tipo de productos pseudocientíficos para evitar la caída del cabello en los hombres. ¡Pero si han llegado incluso a estar de moda las pulseras que cargan de energía positiva a quien las lleva! Y no hace tanto de esto. También se pueden comprar gotas para acabar con las ojeras. Y todo ello 'de venta en farmacias'.

Otro capítulo son los colchones que te aseguran un descanso reparador y la cura de los dolores de espalda. Una buena almohada siempre es conveniente para dormir mejor, pero de ahí a que te quiten el dolor de cabeza o acaben con las migrañas hay una diferencia, la de la verdad y la mentira.

Y por si todo esto fuera poco, también se venden, y cada vez más, tratamientos naturales para curar el cáncer: «Con la fruta y las hojas de la guanábana de forma natural, 10.000 veces mejor que la quimioterapia y para curar más de 12 tipos de cáncer». Pero esto no es una broma, juegan con la desesperación de mucha gente, les estafan y ponen sus vidas en riesgo. Cada vez que escucho hablar de alternativas a la medicina me echo a temblar. ¿De qué timo estarán hablando? Y es que para curar una enfermedad, la medicina es la única alternativa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate