La Rioja

El periodismo hace la historia

Es muy difícil establecer una nítida línea de separación entre la historia y el periodismo. El británico Timothy Garton Ash acuñó el término «historia del presente» para definir un tipo de periodismo que, más allá del relato de lo inmediato, nos ofrece una perspectiva y un contexto para interpretar los hechos.

Atrapados por la instantaneidad de las nuevas tecnologías y la fragmentación de la realidad, nuestro trabajo consiste cada vez más en desentrañar las claves de una vertiginosa sucesión de acontecimientos que sólo empiezan a cobrar sentido cuando pasan a ser historia.

El periodismo hace la historia y la historia hace el periodismo. Y no se me ocurre otro medio que refleje mejor esta filosofía que las ilustres cabeceras del grupo Vocento, con periódicos de ámbito nacional y regional en cuyas páginas han brillado los mejores intelectuales, periodistas, columnistas y fotógrafos de este país. Vocento cumple 15 años de existencia como un modelo de profesionalidad y buen hacer. Quiero felicitar a la empresa no ya sólo por sus logros sino además porque estoy seguro de que será en el futuro uno de los pilares de la libertad de expresión en este país.

Merece la pena hacer una reflexión sobre la necesidad de preservar la pluralidad y la independencia de la prensa en España en unos momentos en los que se escuchan voces que pretenden amordazar a los medios con medidas como la sanción penal a los periodistas que violen el secreto sumarial. A mi juicio, ello sería un grave error que permitiría silenciar abusos que necesariamente deben llegar al conocimiento del público en una democracia, puesto que en nuestro país el juez de instrucción puede dilatar sin límite alguno el secreto de las actuaciones.

A este respecto, hay que subrayar que el derecho a la información no pertenece a los medios ni a los profesionales sino a los ciudadanos, que necesitan a la prensa como un instrumento para informarse y como una institución que denuncia los abusos del poder y contribuye a la formación de la opinión pública.

Hoy los periódicos están sometidos a una campaña en la que se pretende deslegitimar sus contenidos, presentándolos como una mercancía al servicio de oscuros intereses. Se intenta sembrar la idea de que todos los medios son iguales porque obedecen a una lógica de la rentabilidad en la que la verdad no importa.

Ello es tan peligroso como falso. Los periódicos en España siguen sirviendo a sus lectores pese a las grandes dificultades económicas que atraviesan, debidas a la caída de ventas en los quioscos por la competencia de las nuevas tecnologías y al descenso de los ingresos publicitarios.

En este contexto desfavorable, los periódicos están haciendo grandes esfuerzos para acomodarse a la demanda y seguir ofreciendo cada día una información digna y solvente. Me gusta citar la frase de Abraham Lincoln porque creo que refleja muy bien la grandeza de nuestro empeño: «Es mejor tener periódicos sin democracia que democracia sin periódicos». Esto es lo que debemos recordar en unos momentos de tantas dificultades.

Eso no debe servir de pretexto para obviar la necesaria autocrítica que tenemos pendiente los periodistas, que en ocasiones hemos perdido de vista que nuestro trabajo tiene como objetivo informar de forma veraz y contrastada y no convertirnos en protagonistas de la actualidad ni degradar nuestro oficio a la condición de espectáculo.

Acabo estas líneas felicitando a todos los profesionales y los medios de Vocento, especialmente a nuestros colegas de ABC, que nos hacen mejores y nos obligan a superarnos en la competencia diaria. Enhorabuena y a seguir haciendo historia.

Creemos en la utilidad social del periodismo y en la pluralidad de opiniones. Por eso invitamos a escribir en esta columna, que se publicará cada martes en todos los diarios de Vocento, a periodistas y firmas de otros medios

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate