La Rioja

OJO DE BUEY

Todo a un bitcoin

Transcribimos directamente de The Economist: «A fecha de hoy, el estado real de los mercados es el siguiente: el domingo pasado se produjo un terremoto en los parqués de la limosna. Entre el grupo de mendigos que, como todas las jornadas festivas, se encontraban situados a la salida de misa de doce, en el puesto de la catedral, se coló un tipo, muy joven, con rastas, una camiseta estampada con una lluvia de números primos y un tatuaje en su brazo derecho con la leyenda vires in numeris, que -ante la mirada atónita del cuadro de mendigos habitual y sin pedir permiso alguno para instalarse- dejó un ordenador en el suelo de la entrada, lo abrió, lo encendió y en su pantalla apareció el siguiente texto: «PIDO UNA AYUDA. YO ANTES ERA UN JOVEN INFORMÁTICO Y AHORA SOY HACKER FIJO DISCONTINUO. CIVIL. PATRIOTA. EMPRENDEDOR. INGENIERO DE TELECO POR LA SAN PABLO CEU. DE PERFIL ANALISTA ALTO. MULTIDISCIPLINAR. ESPECIALISTA EN SOFTWARE MALICIOSO, FISURAS SISTÉMICAS, BRECHAS DE WINDOWS Y RED OSCURA. LA SEMANA PASADA INTERCEPTÉ, CON ÉXITO, DOS CIBERATAQUES MASIVOS RAMSON. UNO EN UNA ENTIDAD BANCARIA MUNDIAL Y OTRO EN UNA CORPORACIÓN DE TELEFONÍA MOVIL PANAMERICANA. PERO NO ME DA PARA VIVIR Y HE TENIDO QUE VOLVER A CASA DE MIS PADRES. BUSCO UNA SALIDA LABORAL ESTABLE. SÓLO ADMITO DONATIVOS EN BITCOINS». En un momento en que lo pillamos desocupado, le hicimos unas preguntas:

P: Usted es nuevo en esta plaza. ¿Cómo ha sido recibido por sus colegas mendigos?

R: Con un poco de recelo al principio, es natural. Pero no me gustaría que me vieran como una competencia. Muy al contrario, yo intento que todo esto lo vean como una oportunidad de negocio a corto o a medio plazo. Alguno de ellos incluso ha mostrado un interés sincero por la novedad. No descarto que hoy encuentre algún socio inversor. Pero hay que comprender que provienen de la vieja escuela. Cuesta hacerse a lo nuevo.

P: Y para ser su primera mañana en la caridad pública, ¿qué tal se le está dando? Porque es el único que tiene fila.

R: Pues sí, no me puedo quejar, la verdad. Llevo un volumen de operaciones bastante considerable. Y espero que a la salida de misa de una, ya a la hora del vermú, esto se anime aún más. Le gente reacciona muy bien, y da lo que puede, y el que no puede más, pues nada, hombre. Tenga en cuenta que ya les han pasado la bandeja, luego están los cepillos, en fin.

P: Si no es indiscreción: ¿qué significa la frase que lleva tatuada en el brazo?

R: Que la fortaleza está en los números. Y es ahí donde hay buscarla, fomentarla, implementarla. Fuera de los números no hay futuro. La nueva filosofía es el número por el número. Fuera no hay salvación.

P: Pero entonces, lo de los bitcoins es. ¿una religión, podría decirse?

R: Consiste, más bien, en un acto de fe; de fe en la criptografía. Bueno, en un sólo acto de fe, no, ¿eh?: en muchos actos de fe. Con un sólo acto de fe no es suficiente. Cuantos más actos de fe, más rentabilidad. Confiamos en la criptografía. Lea aquí: In cryptography we trust. Es un homenaje a los viejos billetes de dólar. A la vieja economía. Vea, vea, lo pone en el canto de la moneda.

P: Perdone, ¿de qué moneda?

R: El bitcoin, cuál va a ser. Yo ya no uso otra.

P: ¿Eso significa que existe un fondo monetario, una reserva, un ideario?

R: Por supuesto. Y también figura inscrito en la moneda; mire, bien clarito lo pone, aquí arriba. Se resume en libertas, aequitas, veritas. O sea: libertad, justicia y verdad. En el reino de los números están garantizadas las tres cosas. Son sagradas. La moneda corriente, en cambio, es diabólica.

P: Entonces, y para que nuestros electores entiendan su situación personal: ¿usted diría, en las actuales circunstancias, que es rico o pobre?

R: Ni pobre, ni rico, sino todo lo contrario.

P: Y ya para concluir. ¿Querría ayudarnos a comprender lo que está sucediendo?

R: Sucede que ahora mismo nos la estamos jugamos a cara o cruz. De un bitcoin, se entiende.

Las autoridades monetarias -en caso de que éstas sigan existiendo- no están seguras de que puedan controlar el foco.»

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate