La Rioja

EDITORIALES

Consenso social

En contadas ocasiones la exigua actividad legislativa del Parlamento de La Rioja ha merecido el respaldo de una imagen como la que ayer quedó inmortalizada en el anteclaustro del antiguo convento de La Merced en el epílogo del pleno que aprobó con el respaldo tan inhabitual como saludable de todos los grupos de la Cámara la Ley de la Renta de Ciudadanía. Por su trascendencia, el nuevo texto legal, el de mayor calado social de la legislatura, no habría sido posible sin lo que representa esa foto: el empeño de consenso por el que apostó hace un año el titular del Ejecutivo, José Ignacio Ceniceros; la disposición al diálogo y al acuerdo demostrada por todas las fuerzas parlamentarias, y la inestimable y generosa aportación de los colectivos sindicales y del tercer sector. De esa comunión de voluntades, aportaciones y renuncias -que no solo de coincidencias se alimentan los acuerdos- ha emergido la ambiciosa norma que blinda los derechos sociales de los riojanos a quienes el nuevo escenario devenido de la crisis ha marginado hacia una realidad impensable hace no demasiado tiempo. Todo este esfuerzo de tantas y tan diferentes partes no obtendrá, sin embargo, los resultados pretendidos si el nuevo concepto de Renta de Ciudadanía no cala en la sociedad con lecturas bien distintas a las que ahora se traducen como subsidio o ayuda, cuando no como auxilio benéfico. Por ello, el neonato texto legislativo requiere de un esfuerzo didáctico que vocee sin ambages el objetivo último de la nueva ley: la inserción laboral de las personas con mayores dificultades económicas, pues es el empleo la única arma capaz de garantizar la verdadera inclusión del individuo. De este empeño pedagógico, y de la capacidad de la propia ley para detectar y aislar a los profesionales de la ayuda y la subvención, dependerá también el buen fin de un proyecto común que sin ser, como dijo el consejero del ramo, la panacea contra la pobreza, sí irrumpe como la herramienta de la que La Rioja se ha dotado para tratar de erradicarla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate