La Rioja

Fisuras soberanistas

El intento de promocionar internacionalmente un referéndum ilegal de autodeterminación ha fracasado: Puigdemont, tras llevar a Barcelona a dos excéntricos congresistas norteamericanos, ha tenido que digerir el desaire del expresidente Jimmy Carter -quien ni siquiera ha querido retratarse con él- y la enfática nota de la Embajada de Estados Unidos, que defiende una España «fuerte y unida», «un aliado vital, socio y amigo». Este naufragio se une a las crecientes dificultades que encuentra la materialidad del 'proceso', en cuanto el Estado español ha comenzado a llamar la atención sobre la ilegalidad de los preparativos y los promotores han visto cómo sobrevuela sobre sus cabezas la sombra de la inhabilitación. Ese temor ha comenzado a abrir fisuras en la unidad del soberanismo, y el PDeCAT comienza a buscar a la vista de todos a un candidato para las inminentes elecciones autonómicas no demasiado contaminado por el soberanismo ni por los episodios de corrupción, habida cuenta de que Mas está inhabilitado y Puigdemont se descartó hace tiempo; los nombres de Santi Vila, Mercé Conesa y Germá Gordo (este tocado por el 'caso 3%') están sobre la mesa. Mientras los funcionarios de la Generalitat han comenzado a exigir las órdenes por escrito, la deriva hacia ninguna parte acentúa su decadencia, para tranquilidad de una ciudadanía sin duda harta de ruido, de furia y de fanatismo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate