La Rioja

Prudencia alemana

Los artefactos que estallaron junto al autobús del Borussia de Dortmund, hiriendo al jugador español Marc Bartra y a un policía, fueron calificados ayer de «atentado terrorista» por parte de la fiscalía federal de Alemania. La presencia de metralla en los explosivos así lo indicaría. Del mismo modo que las sospechas hechas públicas hacia el entorno del islamismo radical en la región, dando importancia a las cartas aparecidas en el lugar de los hechos exigiendo la retirada de los aviones alemanes de Siria, realzarían esa hipótesis sin descartar ninguna otra. Los términos en que se pronuncien en adelante las autoridades germanas, por ahora sumamente prudentes sobre la autoría de las explosiones, irán confirmando o descartando que se tratara de un ataque yihadista. Pero la sola eventualidad de que así fuese condujo ayer a reforzar las medidas de seguridad tanto en Dortmund como en Munich, recordando que las aglomeraciones festivas de los ciudadanos europeos constituyen un objetivo del terrorismo global. Las cautelas con las que el Estado de Derecho ha de señalar sospechas y culpas no están reñida con la acción preventiva ante el peor de los supuestos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate