La Rioja

La sanidad no se vende, se defiende

Ayer, viernes, se conmemoró el Día Mundial de la Salud. Marea Blanca Rioja lo considera una oportunidad para demandar de los gobiernos la consolidación definitiva de una sanidad pública, universal y de calidad y para pedir a toda la sociedad que rechace firmemente el negocio y la especulación que se está realizando en torno a nuestra sanidad.

La Coordinadora estatal de Mareas Blancas ha exigido una serie de medidas, incluidas en el manifiesto que se hizo público ayer, que conducen a la ansiada consolidación de nuestro Sistema Nacional de Salud. Exponemos ahora aquellos aspectos que reclaman nuestra atención en La Rioja.

La continuidad de las políticas del PP durante sus 20 años de gobierno han sometido al sistema público de salud a la colaboración público privada, desviando de las cuentas públicas más de 280 millones de euros a empresas privadas mientras proseguían los recortes en la sanidad pública, impidiendo además que algunos servicios sanitarios fueran prestados por el sistema público.

Sin duda, los grupos parlamentarios de La Rioja deben implementar el control al Gobierno para evitar esas prácticas, con propuestas concretas que reviertan los contratos firmados con empresas privadas.

En este sentido cabe destacar el incumplimiento del PP y Ciudadanos respecto del acuerdo de investidura del actual presidente del Gobierno, por el cual debían hacerse auditorías de gestión de los contratos firmados con empresas privadas en sanidad, servicios sociales y deportes. Este incumplimiento hace cómplice a Ciudadanos de las prácticas presuntamente irregulares plasmadas en dichos contratos.

A fin de corregir en la medida de nuestras posibilidades esta situación, Marea Blanca Rioja ha formado en su seno un grupo de trabajo denominado 'Audita sanidad', que ha empezado a analizar los contratos de mayor relevancia, de los que ya está dando cuenta públicamente, sin descartar el recurso a la justicia.

Nuestro movimiento ciudadano, por otra parte, respalda una mejora en la prestación del servicio de cuidados paliativos a domicilio, que permitan a los enfermos morir con dignidad, evitando sufrimientos innecesarios, por lo que exigimos que la prestación de este servicio esté garantizado las 24 horas los 365 días del año.

En cuanto a las listas de espera sanitaria en La Rioja, consideramos imprescindible la participación ciudadana en el control y seguimiento de las mismas; como hemos demostrado, la Consejería de Salud utiliza los datos en clave política, no quedando garantizada la objetividad de los mismos.

En esta línea, exigimos la reposición del Defensor del Paciente para disponer sobre el terreno de un recurso necesario en defensa de los enfermos ante posibles negligencias.

La decisión de construir la nueva Escuela de Enfermería fuera del campus universitario pretende mantener el control de la inversión de más de 13 millones de euros en la Consejería de Salud. Esta forma de control aleja de la Universidad toda una serie de decisiones que van a condicionar el futuro de la Escuela, además de no asegurar la participación del tejido social universitario para que la transparencia en la contratación esté garantizada.

Recientemente, la consejera de Salud ha manifestado la posibilidad de implantar en La Rioja un plan sociosanitario que se está desarrollando como experiencia piloto en Castilla y León. Este plan pretende «optimizar recursos» ya que su objetivo es reducir las camas de convalecencia que se emplean después del alta hospitalaria para lograr una mejor recuperación de los enfermos. En su lugar, se utilizarían camas en centros geriátricos, que por lo general cuentan con menos medios y personal, lo que implicaría un descenso en la calidad asistencial, con el agravante de que en este modelo el coste económico de la estancia correría a cargo del enfermo.

Creemos que cualquier cambio que la Consejería de Salud pretenda introducir en el actual modelo socio sanitario requiere de una amplia base participativa a través de los consejos de salud de Atención Primaria, para después ser aprobado por el Parlamento regional.

Por estas razones, con motivo del Día Mundial de la Salud, desde Marea Blanca Rioja hacemos un llamamiento a toda la ciudadanía para que adquiera un serio compromiso con la defensa de una sanidad pública, universal y de calidad y para que entre todos ahuyentemos la privatización y especulación sanitaria en La Rioja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate