La Rioja

VENTANA A LA CALLE

Tonterías y desatinos

Pues mire usted, se lo confieso, la verdad es que hay muy pocas cosas que me alteren, los años van cayendo para algo y uno se acostumbra a los humanos disparates, a sus majaderías y embustes, estafas y latrocinios, y los ve pasar e irse hacia el horizonte, ya sentado en el poyo de la puerta viendo pasar la vida, el mundo es ansí. ¿Me pregunta usted que qué me parecen las tonterías que han dicho en un programa televisivo de por ahí arriba un cómico y otra cómica cuyos nombres no me vienen a la memoria? Pues eso: tonterías debidas a su corta edad, a su falta de conocimiento del percal de esa jodida y maravillosa profesión que también es la mía. ¿Que dicen que fuera de sus minúsculos predios no hay más que paletos, fachas, incultos y progres del 68 votando al PSOE? Y a usted y a mí, ¿qué nos va en el cisco que se ha montado? Será que, a pesar de ser de la farándula, no viajan, no salen de sus agujerillos, no ven más allá de sus narices, cosa que no me explico, un misterio para mí. Como comprenderá usted he viajado lo mío, viajo, este hispánico solar de nuestros dolores no lo conozco mal. Y sí, claro, uno advierte que en cualquier parte cuecen los mismos tontos del haba, asomándose al caldo algunos paletos, unos cuantos fachas, otros cuantos inconclusos y cada vez menos progres del 68 votando a ese socialismo, pasa en las mejores familias. Pero yo, que al parecer he tenido más suerte que esos jovenzuelos, he encontrado sin mucho buscar gentes extraordinarias en todas partes, desde Santurce a Bilbao y de Cádiz a Gerona pasando por Vigo y Murcia. Y no sabe usted bien lo que he ganado. Y es que el ombliguismo es malo para la mente de cualquiera. Y peor: si coge de por medio a un tonto de capirote, para colmo más o menos infectado por el machacón virus del nacionalismo celtibérico, apaga y vámonos. No sé, siempre he creído que las gentes del teatro no deben ser de ninguna parte por serlo de todas, aunque tengan el aprecio que se le debe al terruño de cada cual. Y así, y con su trabajo, aprender a granjearse las simpatías del muy respetable público de cualquier lugar, que es en definitiva el que te paga y te da de comer. Por lo demás, la actriz de cuyo nombre no quiero acordarme no distingue todavía entre xenofobia y gastroenteritis, debería estudiarse más. Porque, estoy seguro, jamás se le ocurriría decir en público, y menos en un programa de televisión, que las gentes de Nigeria -es un decir- son paletas, ignorantes y tirando a fascistas, aunque tampoco sepa muy bien qué cosa es el fascismo, porque de saberlo no hubiera mostrado tan inocentemente su xenofóbico desprecio por todo lo que no vive en su ombligo: esos vecinos que viven más debajo de ahí arriba. Bah, estas cosas en seres tales se curan con alka-seltzer, leyendo, viajando y estando al loro: no es recomendable que antes de un estreno en el que vas a aparecer, sea de silueta o figurante, agravies al público potencial, no: te van a llamar la atención. Y no te llamarán para la próxima porque quien con infantes pernocta excrementado alborea. ¿Qué dice usted? Ah, ¿lo de Willy Toledo saliendo en tromba con el asunto? Por dios, si ya sabemos todos cómo es Willy Toledo. ¿Cómo? Sí, ya sé que, solidario él con la de ahí arriba, ha dicho en su Facebook que el mosqueo del personal isleño y peninsular y el comunicado que productores, distribuidores y equipo de la película han largado para evitar en lo posible males mayores «reflejan nítidamente lo que es España y cómo son mayoritariamente quienes la habitan: insolidaria, egoísta, lameculos, miserable, rastrera y cobarde». Pues sí, se ha pasado siete pueblos, el caso es desenvainar la toledana a lo valentón, cosas de la edad tardía. Mas, como no es de recibo viniendo de donde viene y ni usted ni yo nos vamos a soliviantar, que no está el horno mundial para más bollos de frenopático, aquí paz y allá glorias. Willy es bueno, como persona y como actor, y no las mata callando, allá él. Más me calienta a mí los cascos lo del helicóptero de los Pujol, pagado con el dinero de todos y llevándose a Andorra su 4% calla que te callarás, o la que está liando el trumpismo en el Mar de la China. Y es que estos dimes y diretes, estos facebookes de reality y demás exacerbadas twitadas, no son sino mediáticas cortinas de humo para tenernos entretenidos con chafachorrerías, los unos contra los otros. Bueno, más o menos como yo ahora y aquí estoy haciendo con usted. Qué, ¿nos tomamos un caldito? Joder qué destemple se ha echao, qué pena. Con lo guapo que nos cayó el verano la semana pasada. ¿Un Montecristo?...