La Rioja

Sostener el crecimiento y avanzar en la ruta social

Consolidar la recuperación económica, garantizar la cohesión social, regenerar la vida democrática y ofrecer a los riojanos un gobierno abierto son los compromisos que adquirió el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, con los riojanos en su discurso de investidura y que marcan el quehacer diario de este Ejecutivo.

Esta comunidad autónoma, pese a las dificultades de haber convivido con un Gobierno nacional en funciones durante un año, ha sido un elemento de estabilidad y certidumbre. Y de buenos resultados. Decía Aristóteles que «la única verdad es la realidad», y ésta nos muestra que La Rioja, con estabilidad y paz social, ha liderado el crecimiento económico sin subir los impuestos, manteniendo la calidad de los servicios públicos y cumpliendo los compromisos de consolidación fiscal y estabilidad presupuestaria.

Las cifras así lo avalan. En 2016, La Rioja ha sido la comunidad en la que más se ha reducido el paro; es la cuarta región menos endeudada y una de las regiones con menor presión fiscal. Además, cerró el año pasado pagando a los proveedores en apenas once días.

Esta mejora de la situación económica tiene cuatro consecuencias directas para los presupuestos y por tanto para la vida diaria de los ciudadanos.

- La primera, que disponemos de más recursos para realizar una mayor inversión social y por tanto que la mejora económica llegue a más riojanos.

- La segunda, que podemos concentrar más políticas en la generación de un empleo de mayor calidad.

- La tercera, que estamos en disposición de cumplir los compromisos de estabilidad presupuestaria.

- Y la cuarta, que el Gobierno de La Rioja puede seguir bajando los impuestos.

En este contexto, el Ejecutivo ha diseñado el proyecto de Presupuestos para 2017 dotado con 1.452 millones. Un presupuesto sensato, ambicioso y útil para afrontar la realidad presente y los retos de futuro.

Creemos firmemente que la mejor política social es la creación de empleo, por eso prestamos especial atención a colectivos que tienen más complicado acceder al mercado laboral a los que destinaremos 10 millones de euros e incentivaremos la formación personalizada con otros 11 millones.

No hay política social sin una buena política económica. Por eso, este presupuesto reserva más de 860 millones a la política social. Por primera vez, recoge la Renta Básica de Ciudadanía con 5 millones de euros; el gasto sanitario por persona alcanza los 1.361 euros, que se destinarán a la Atención Primaria y a financiar los tratamientos contra la Hepatitis C, y el gasto en educación se incrementa un 4,71%, para reforzar el sistema educativo riojano. Son datos que confirman que La Rioja es una de las comunidades con mayor compromiso social.

Por otro lado, buscamos un crecimiento sostenido de nuestra economía para lo que estamos trabajando en el Plan de Desarrollo Industrial con más de 40 millones para impulsar la actividad empresarial, hemos aumentado el gasto en I+D+I un 4,40% y destinamos 157,5 millones a inversiones en materia de infraestructuras.

Asimismo, estamos convencidos de que una menor presión fiscal contribuye al aumento de la renta disponible y favorece la actividad económica. Un compromiso que hace que La Rioja se mantenga entre las comunidades con menor presión fiscal. Por eso este presupuesto vuelve a bajar los impuestos.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de trabajar para construir La Rioja que queremos, capaz de afrontar los retos de futuro como el demográfico o el de la digitalización, para impulsar la sociedad digital en La Rioja.

Los responsables políticos tenemos la obligación de seguir el ejemplo de los ciudadanos, por eso desde el Gobierno de La Rioja apelamos a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas, a las que tendemos la mano, para que estas cuentas superen el trámite parlamentario.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate