La Rioja

DESDE EL MIRADOR

Abierto 24 horas

Es conocida la incidencia que tienen los avances tecnológicos en el cambio de vida actual, aunque quizás se aborden superficialmente las consecuencias de la interconectividad, beneficiosa a la hora de contactar con profesionales, amigos y allegados porque nos proyecta más allá del condicionante espacio-temporal, pero que en determinados trabajos y estilos de vida supone mantenerse siempre conectado, incluso ocupando el espacio y tiempo personales mas íntimos.

El correo electrónico, y los mensajes que por él navegan, nos llega sin necesidad de acceder a un soporte informático de sobremesa; los smartphones nos los acercan con el 'clin' personalizado de alerta en cualquier lugar y a cualquier hora sincronizándonos incluso con otros continentes de otros usos horarios. Consecuentemente, los mensajes electrónicos profesionales y personales llegan día y noche, y siempre suelen comportar una demanda de alguien que espera una respuesta inmediata fuera de la hora de trabajo o atención regladas. Para muchos supone estar permanentemente disponible y entregarse a dar respuesta a los incesantes correos día y noche, aceptando que el tiempo y espacio laboral varían respecto a los reglamentados en los pertinentes convenios y contratos.

Es curioso cómo adaptamos nuestra vida a ello, aceptándolo, en una era hiperactiva en la que la rapidez de respuesta acaba considerándose como un indicador de eficacia, lo que conlleva que la frontera entre vida personal y profesional se difumine para aquellos que permanecen en su puesto de trabajo largas horas y, además, se mantienen permanentemente conectados incluso festivos y fiestas de guardar para atender y responder a los mails recién llegados; cuestión que colisiona con la conciliación entre vida laboral, personal y familiar, reconsiderando la presencialidad laboral.

España es uno de los países que valora positivamente el amplio presentismo asociándolo a productividad y eficacia, aunque otros lugares tengan criterios discrepantes. Por ejemplo, en Escandinavia está mal considerado quedarse hasta tarde en el trabajo y en los países anglosajones las largas jornadas laborales y la conexión constante son una prueba de ineficacia, desorganización, falta de equilibrio y negligencia hacia la vida personal.

El fenómeno tiene dos caras: podemos estar asistiendo a una reunión decisiva, o con nuestros superiores, o en una clase magistral y atender con el móvil cuestiones personales de diversa índole. También en estos casos la frontera entre lo personal y laboral se difumina y el estar presente no siempre es signo de eficacia si la atención está dirigida a responder o enviar misivas electrónicas.

En suma, si no logramos priorizar y preservar la vida personal, delimitando la accesibilidad personal vía electrónica, tener un e-mail puede dejar de implicar el toque agradable que mostraba la película de Nora Ephron; solo es cuestión de tiempo la aparición de la fobia al correo electrónico o mensajería instantánea, o la ineficacia por conectividad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate