La Rioja

Pepe Carvalho en 'Pòlonia'

La familia de Vázquez Montalbán ha dado luz verde a una editorial para que 'resucite' al detective Pepe Carvalho, desvanecido hace años cuando al periodista y escritor barcelonés se le paró el corazón en la sala de espera del aeropuerto de Bangkok. El autor de novela negra Carlos Zanón ha sido el elegido para dar nueva vida al mítico personaje continuando una serie que dejó un rastro inolvidable de historias de ficción inspiradas en la Barcelona pre olímpica, la Transición y el 'felipismo'. Vázquez Montalbán -'Sixto Cámara' para los voraces lectores de la revista 'Triunfo' donde publicaba sus columnas semanales de ortodoxia izquierdista como buen militante del PSUC- se imaginó originales historias de empresarios asesinados por asuntos de especulación inmobiliaria o atentados contra políticos comunistas incómodos para el aparato.

Esos mundos de ficción novelados en la plácida Barcelona de antes y después de Porcioles fueron suficientes para convertirle en un autor de culto. Del género 'pulp fiction', pero muy valorado. Quizás, incluso, un poco sobrevalorado. Coqueteaba en sus novelas con la gastronomía de autor pero siempre dentro de la ortodoxia. Nada de gilipolleces. El pil pil, la salsa verde, el arroz con almejas, los riñones al jerez, las mongetes con butifarra. Eso sí, con los productos de calidad del mercado de la Boquería. Habrá que ver ahora qué hace su 'negro' Carlos Zanón cuando le toque dar de comer o poner a cocinar al nuevo Pepe Carvalho. No quiero ni pensar lo que opinará de los masterchef que indigestan las televisiones nacionales. Y no te digo con los concursos de niños perpetrando un ceviche de corvina.

Pero más allá de enredos gastronómicos interesa contemplar a Carvalho en la 'Pòlonia' de los soberanistas. El detective creado por Montalbán era hijo de emigrantes gallegos que en su juventud fue agente de la CIA y que acabó poniéndose por su cuenta como investigador privado. Lo que en el lenguaje callejero se denominaba despectivamente 'huelebraguetas' por su especialización en casos de adulterio. Sin ideología definida pero refractario al pensamiento único, no es razonable que congeniase con los apóstoles de la desconexión. Pero si el autor de 'Los mares del Sur' levantara la cabeza se moriría de gusto imaginando una historia truculenta que comienza con una mujer despechada (Vicky) amante del hijo mayor del honorable contándole a una amiga del Partido Popular (Alicia) mientras almuerzan habas a la catalana y pan con tomate (en La Camargue) cómo Jordi llevaba cada mes bolsas llenas de billetes a Andorra. Y la conversación grabada por una agencia de detectives de la competencia. Impagable. ¿Investigará en su nueva vida la herencia del abuelo Florenci? ¿Meterá la nariz en los entresijos de las corruptelas del caso Palau? Estoy impaciente por leer las nuevas aventuras de Carvalho en la 'Pòlonia' (Cataluña) post-pujolista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate