La Rioja

Cambian las hipotecas

El escándalo de las cláusulas suelo está provocando un deslizamiento del mercado hipotecario español hacia los préstamos a tipo de interés fijo, en parte porque las entidades empiezan a preferirlos, y en parte también porque los clientes optan prudentemente por amarrar los tipos a medio y largo plazo. Ello ha producido una subida de los tipos medios reales, que se sitúan por encima del 3%, que afectan a una porción cada vez mayor de los créditos negociados con los clientes. Cada época tiene un sentido determinado del riesgo, y ambas fórmulas -tipo fijo o variable, indexado con el euríbor- tienen ventajas e inconvenientes. Las entidades de crédito, por su parte, ya dieron a entender que la acción judicial contra determinados abusos -la cláusula suelo o el vencimiento anticipado por impago- encarecería las hipotecas. Quizá esta expectativa no sea necesariamente negativa, ya que lo deseable es que los contratos que se suscriban en el seno del sistema financiero sean equilibrados y otorguen a las partes plena seguridad jurídica. Los desastres sociales y materiales derivados de la burbuja inmobiliaria deben proporcionarnos la experiencia necesaria para que ni los bancos ni sus clientes vuelvan a caer en los mismos errores de antaño.