La Rioja

Cine en transición

La gala de los Goya cierra la temporada cinematográfica española 2016, que ha sido buena en líneas generales aunque deba considerarse de transición, dado que el nuevo sistema de ayudas al sector pactado con el Gobierno, por el que se conceden subvenciones anticipadas y no a posteriori, sólo rendirá frutos en los próximos años. Sea como sea, la industria cerró 2016 con 109 millones de euros de recaudación y 18,1 millones de espectadores, lo que supone una cuota de mercado del 18,1%, menor que en 2015 (19,4%) y que 2014 (25,5%); la recaudación también fue ligeramente más baja que la de 2015, (110,9 millones) y bastante inferior a la de 2014 (132,1 millones), pero se mantuvo por encima de la media de los diez últimos años. Las ayudas al cine español, como a todo el europeo, son inevitables porque el talento indiscutible que demuestran nuestros profesionales no es suficiente para competir con el gigante norteamericano, que ejerce una especie de monopolio global. Por ello, la propia OMC admite un cierta 'excepción cultural', que impusieron lo franceses, celosos de su propia cultura. Ahora, tras la pacificación de las relaciones entre la cultura y el Gobierno, sería conveniente recuperar para el cine el IVA del 10%. Méndez de Vigo ya ha dicho que la medida se tomará «cuando sea posible». El cine necesita que sea cuanto antes.