La Rioja

Rebaño humano

Estamos llegando a un punto crítico en el que el ser humano está recibiendo ataques y agresiones de todo tipo para que deje de ser una criatura de Dios y se convierta en una masa amorfa, fácil de manipular, engañar y «exprimir» en el terreno económico.

Desde hace dos mil años, en cuanto nos bautizan ya formamos parte del rebaño de Cristo, sin el más mínimo derecho a quejarnos o protestar. Todo lo que nos cuentan nuestros pastores es «palabra de Dios», transmitida por ellos, que casi nunca sabemos cómo han sido elegidos para tan alta misión por el mismo Dios, porque ellos mismos no lo saben. En su gran mayoría son gente buena, entregados de por vida a esta misión, a veces con grandes sacrificios y riesgo de la propia vida.

Ahora formamos parte también «del rebaño social», donde los políticos que mandan actúan de forma parecida, con el solo apoyo de haber sido elegidos por el voto de una parte del rebaño. En el caso de la Iglesia, tienen como misión salvarnos aunque sea a palos, porque somos «pecadores impenitentes». Por su parte los que mandan en el rebaño social intentan por su parte hacernos felices con el mismo sistema, porque somos ingobernables. Lo único que nosotros podemos hacer es decir ¡bee! de vez en cuando.

Sería deseable y muy bueno que, de una vez y como obligación, se dedicaran a darnos una buena formación religiosa, social y política, sin ocultas intenciones de proselitismo o adhesión incondicional y así luego nuestra opinión tendría el valor de unos hombres y mujeres que darían su palabra y su voto, sabiendo cómo y por qué lo hacen.

cartas@larioja.com

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate