La Rioja

QUE QUEDE ENTRE NOSOTROS

Sin desperdicio

A ver si se van a quedar con hambre», piensas mientras haces la compra para las comidas y cenas de Navidad. Llevas la lista ya hecha con todo apuntado para el menú de estos días navideños, pero al final acabas comprando más de lo que viene en la lista y de lo que se va a comer. ¿A quién no le ha pasado? Y esto sucede durante todo el año, pero sobre todo en esta época: el 25% de la comida que se compra en Navidad acaba en la basura.

Se habla de la cadena alimenticia, pero hay también una cadena de desperdicio alimentario, de comida que se desaprovecha. ¿Dónde se produce este desperdicio? Principalmente en los hogares. Según datos de la Comisión Europea, el 42% de lo que se desperdicia en comida se produce en casa, en la industria alimentaria el 39%, en la restauración el 14% y en la distribución, es decir, grandes superficies y comercios, el 5%.

Los riojanos desperdiciamos al mes más comida de la que reparte el Banco de Alimentos en un año. Tiramos de media 5 kilos al mes de comida en buen estado, alimentos que no han sido consumidos o sobras de la comida. Este despilfarro alimentario es una cuestión económica, porque se malgasta dinero. Es también un problema medioambiental, porque son millones de residuos los que se generan, en España casi ocho toneladas de alimentos se tiran al año, que al descomponerse contaminan 23 veces más que la misma cantidad de dióxido de carbono, por no hablar de toda la energía y agua que se consumen antes, en su elaboración.

Pero, por encima de todo, tirar comida es algo ético. Mientras una parte del mundo pasa hambre, otra parte tira un montón de comida cada día. Comer es un acto moral, y tirar la comida debería ser algo inaceptable, pero se asume como algo tan normal.

Con independencia de lo que hagan los gobiernos y de las leyes que se puedan aprobar, la solución al desperdicio de comida está en cada una de nuestras casas, depende de nosotros mismos. Todo empieza al planificar la compra. Haz la lista y no te salgas de ella. De ti depende que lo que compras no acabe en el cubo de la basura: compra lo que vas a comer y come lo que compras.

Una buena idea es promocionar lo que ahora se llama cocina de aprovechamiento, es decir, recetas para cocinar con las sobras. Vamos, lo que toda la vida han hecho nuestras abuelas, ¿por qué se tira si se puede comer?

En La Rioja se ha acaba de publicar, a iniciativa de la Academia Riojana de Gastronomía y de su presidente, Pedro Barrio, un libro solidario con el Banco de Alimentos de La Rioja, que incluye platos para aprovechar los alimentos, con recetas de diez chefs con estrella Michelín, y de destacados estudiantes de la Escuela de Hostelería de Santo Domingo, titulado «100 recetas estrella para el aprovechamiento de alimentos», con prólogo de Carlos Herrera. Un buen regalo de Reyes, un libro sin desperdicio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate