La Rioja

El amante liberal

Estimado don Ricardo Romanos, es un honor que de su culta pluma salga una referencia escrita hacia mi persona. No obstante, no estoy de acuerdo con usted en cuanto al tratamiento de 'ilustre riojano'; sinceramente, se ha excedido. Simplemente riojano, de Alcanadre y a mucha honra. Por cierto, para riojano ilustre Sagasta al que usted interpretó, y muy bien, en el Sillón de Sagasta, cuya obra fue escrita por Bernardo Sánchez. Pero lo que me lleva a puntualizar su artículo es que, en mi humilde opinión, no queda muy claro y no sé qué tiene que ver la mezcolanza, extraña y confusa, de ideas anticapitalistas, franquistas, falangistas y bélicas con mi artículo La Reina de tus ojos (¿mensaje subliminal tal vez?). Pero por si no le ha quedado claro voy a insistir, y a resumir lo que pueda, cuál es el mensaje que pretendía conseguir con mi artículo. Aunque es evidente que en su caso he fracasado, vale la pena intentarlo de nuevo.

El señor Trueba se expresó con total libertad ante el ministro de Cultura de España al recibir el Premio Nacional de Cinematografía 2015 con frases como estas: «¡Qué pena que España ganara la guerra de la Independencia! A mí me hubiera gustado muchísimo que la ganara Francia». «La verdad es que yo nunca me he sentido español, nunca. Jamás. Ni cinco minutos de mi vida». «En los mundiales siempre iba con las selecciones de otros países». Pues bien, tenía que haber sido honesto y haber declinado tan prestigioso galardón y, en su caso, devolver el importe económico, si es que lo hubiese. Y sí, Trueba es un traidor confeso porque al admitir que prefiere que el ejército francés hubiera aplastado al pueblo español, demuestra su deslealtad hacia España; justo la definición de traidor. No lo digo yo, se define él a sí mismo. No me gusta poner etiquetas ni tampoco que me las pongan. Por tanto la misma libertad que tuvo Trueba para despacharse a gusto pido para ejercerla sin que nadie, cuando digo nadie es nadie, trate de colgarme un sambenito politicastro por activa, pasiva o perifrástica. La Inquisición, que yo sepa, ya está abolida. A otros les podrán influir los ataques de la mal llamada progresía, en mi caso muerden en hueso.

Ya de paso me gustaría comentar algunas opiniones de su artículo. Por ejemplo, afirma que tanto Trueba como usted mismo no son traidores porque pagan impuestos. La realidad es que no tiene nada que ver una cosa con otra. Se puede ser traidor y pagar impuestos, y viceversa, ya que lo primero depende de la lealtad y lo segundo de las retribuciones económicas percibidas por los residentes españoles. Incluso pagan impuestos en España los no españoles, se sientan o no, siempre y cuando sean residentes. En mi artículo no abogo por el boicot, sería sobrevalorar mi poder de convicción, simplemente enumero el hecho. Aunque el que sí hizo un boicot declarado, y en todos los medios, fue Trueba contra Coca Cola. ¿Eso está bien? ¿No es un facha? No, es Uno de los nuestros. Como usted bien dice, yo también soy mayor, que no viejo, y me sé todas las triquiñuelas. Sé cómo utilizan la dictadura del leguaje los demagogos para insuflar un mensaje subliminal. Lea su artículo y piense en ello. Usted hace referencia, entre otras cosas, a una entrevista mía en El Correo Español y se saca de la manga la frase «bélica historia española» cuando nada de eso está en mi cita. Mi frase textual es: «Debemos estar orgullosos de nuestra historia y de nuestros héroes, porque conociendo bien nuestra historia podremos construir mejor el futuro. No podemos renegar de nuestros antepasados ni juzgarlos desde un contexto actual». Esta frase la dije en el 2008 y la mantengo. Está totalmente vigente. Mis héroes, sin demagogia, son todas las personas trabajadoras, honradas y luchadoras. Lea mis artículos de Finanzas de andar por casa y verá cómo abogo por la justicia, la libertad y la equidad de impuestos. No estoy de acuerdo en salvar a la banca con el dinero de todos como tampoco lo estoy con las subvenciones al cine, porque, como se dice en mi pueblo, la buena cuba no necesita bandera. Es lo mismo que decir que las buenas películas no necesitan subvención. En España ha habido, y los hay, héroes y traidores. Yo trato de imitar a los héroes. Y ya que usted hace mención a la generación del 98, mi héroe es Miguel de Unamuno, vilipendiado por unos y por otros por defender la verdad, la libertad y amar al Quijote y a España. No, no he ido ni pienso ir a ver la película de Trueba. Espero que a usted no le importe y que no le sirva de excusa para colgarme ninguna etiqueta. Solo pido, si no es mucho pedir, que lo mismo que yo respeto su libertad, usted haga lo mismo con la mía.