La Rioja

Un diálogo acotado

El Gobierno se sentó ayer con los interlocutores sociales en un intento de retomar el diálogo social. Aunque los sindicatos se mostraron moderadamente optimistas dado que el Gobierno no tiene mayoría suficiente en el Congreso y está obligado a pactar, salieron de la reunión con el presidente Rajoy y con la ministra Báñez «sin respuesta a sus propuestas concretas». Eso sí, el ministerio está dispuesto a crear tantas mesas de negociación como asuntos se planteen. Uno de los temas más acuciantes es la subida del Salario Mínimo Interprofesional, que debe aprobarse antes de fin de año y donde la oposición parlamentaria ya ha marcado el camino para subirlo a 950 euros al final de la legislatura. El Ejecutivo busca ganar tiempo y acepta negociar una senda de subida lenta, ya que la proyecta para dos legislaturas, sin que se pueda saber quién gobernará dentro de cuatro años. En la reunión hubo buenas palabras y el Gobierno se mostró dispuesto a avanzar en el diálogo social, pero sin traspasar las líneas rojas del cumplimiento del déficit y no tocar las reformas «que funcionan». Así las cosas, el margen para dialogar se presenta ciertamente angosto.