La Rioja

CUATRO NOTICIAS

Una de rusos. Ha dicho Putin que Rusia ya no está en la jurisdicción del Tribunal de La Haya. O sea, no es que le importara mucho que juzgaran a su país si, verbigracia, le daba por invadir de nuevo a un vecino. Pero ahora ya no quiere ni que le recuerden que eso sería posible. Y éste, ay, es el modelo del futuro presidente de los USA. Vaya plan.

Una de jeques. Una chica inglesa de 24 años se arriesga a ir a la cárcel en Dubai, el más posmoderno y chachi de todos los países árabes. Su delito, que la violaron. Dos chicos ingleses muy majos se fueron de copas con ella y luego la forzaron por turnos, grabando los hechos de paso. Ella, incauta, fue a la comisaría a denunciarles. Resultado: ellos ya están en su país más frescos que una lechuga, y ella se enfrenta a una acusación por «relaciones ilícitas». Qué bien.

Una de pirados. Los soldados árabes que luchan contra el Estado Islámico acaban de recuperar Nimrud. Hace tiempo, en mis años de estudiante de la UNED, miraba fascinado las fotos de las ruinas asirias de aquella parte del mundo, una de las cunas de toda civilización humana. Soñaba con poder visitarlo alguna vez, pero ya casi que no voy: ha quedado poco que ver. Los pirados del ISIS se lo han cargado porque sí, porque ofende a no sé qué leches los rastros del pasado de cuando su Dios (o el nuestro, por cierto) ni siquiera existía. Viva y bravo.

Una de velas. Una señora de ochentaitantos murió en Reus el otro día, en el incendio de su casa. Llevaba dos meses alumbrándose con velas, con la luz y el agua cortados. Nadie la había ayudado en ese tiempo, nadie se había apiadado de ella.

Todo son noticias frescas, en fin. Uno puede decidir horrorizarse, o deprimirse. O recordar: el mundo es hermoso, pero frágil. hay mucho por lo que luchar.