larioja.com
Martes, 2 septiembre 2014
sol
Hoy 11 / 31 || Mañana 13 / 32 |
más información sobre el tiempo

casa rural señorío de moncalvillo

Disfruta de esta casa solariega de 800 metros cuadrados que mantiene la distribución y los elementos singulares
30.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Compartir un palacio
Rafa, en la puerta de entrada a la casa./J. Toledo
Dice su propietario que ésta será la casa más antigua de La Rioja que se dedica al turismo rural. Los documentos y el escudo de armas en la fachada principal indican que perteneció a la noble e hidalga familia Alesón desde el siglo XVI. La casa es un palacio. Aquí vivieron los nobles, sus criados y trabajadores de las tierras. Una casa solariega de 800 metros cuadrados de superficie que mantiene la estructura, distribución y los elementos singulares de su época.
Sus actuales dueños, Sonia y Rafa, buscaban una casa para vivir en un pueblo cerca de Logroño, sin plantearse entonces dedicarla al turismo rural.
Por mediación de un amigo quedaron una tarde de 1996 en Sotés para ver otra casa, otro palacio, el del Marqués de Castelflorite y Conde de Garay, la otra familia noble de la villa. Pero Rafa se encontró primero con esta casa y preguntó por su dueño, un médico de Logroño, y se la quedaron. Claro, ¡era tan grande! que entonces sí pensaron en compartir su uso como casa rural.
Empedrado a uña de perro
La rehabilitación duró un par de años. Rafa enseña el pequeño álbum que guarda la memoria fotográfica de su estado original. Se empeñaron en conservar la esencia de la casa. La fachada de piedra de sillería mantiene la gran puerta original con los herrajes y la forja de las ventanas y balcones. La entrada es un hermoso zaguán con el empedrado recuperado, con las piedras hincadas «a uña de perro» haciendo dibujos de flores de grandes pétalos. Aquí, en este espacio se conserva lo que había: una gran cuba de mistela tumbada, un gran arcón de piedra tallada y un armario de época. A la derecha, una vieja puerta guarda una estancia donde están los alorines para el grano y otros alimentos.
El acceso a las habitaciones es una sucesión de arcos estucados sobre ladrillo viejo. El suelo se levanta un peldaño antes de descender escaleras hacia un recibidor, o de subir escalones de piedra por la derecha a la vivienda noble que ahora ocupan sus propietarios. A veces no sabes dónde estás porque la casa es como un laberinto de pasillos, rincones y estancias a distinto nivel. Abajo está la antigua bodega convertida ahora en salón de muros de piedra y ladrillo viejo con vigas de madera y un ventana abierta desde la cocina.
Arriba se distribuyen en dos plantas las seis habitaciones que conservan el ambiente de su uso original. Sólo se han incorporado los baños y muebles de época que llegaron de brocantes franceses, pero se conservan los suelos de barro, baldosas, tarimas, las puertas y los ventanucos que se utilizaban bien para los pagos del salario a los trabajadores o para que el guarda vigilara el acceso al zaguán desde lo que ahora es el baño de La Secretaría, habitación que guardó en sus armarios documentos y archivos municipales.
El Lumbrero y La Capilla comparten ahora el baño; La Almazara, La Pagaduría y El Escribiente completan la oferta de dormitorios de una casa rural que pronto será de alquiler completo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.