larioja.com
Domingo, 31 agosto 2014
sol
Hoy 13 / 29 || Mañana 12 / 32 |
más información sobre el tiempo

Las rutas por el Casco Antiguo dan a conocer los enclaves más atractivos de la ciudad
19.11.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un paseo por la historia de Logroño
Historia. La primera parada de las rutas guiadas por Logroño es en el Muro del Revellín, donde la guía cuenta el asedio de las tropas francesas. :: Miguel Herreros
Parece que Logroño es un lugar de paso o un punto de partida desde el que acudir a visitar los valles, las bodegas, los pueblos y los museos de La Rioja, pero no protagonista. A menudo ni siquiera los habitantes de la capital riojana se detienen a contemplar los edificios y monumentos que tienen delante, por los que pasan casi a diario, y, sin embargo, existe una historia de la ciudad que no debe pasar desapercibida. La Oficina de Turismo de Logroño organiza rutas dominicales por el Casco Antiguo de Logroño que recorren «las huellas del pasado de la ciudad, en un paseo», unas rutas que señalan los puntos clave de la historia y el arte de la localidad.
La salida del recorrido se produce cada domingo a las 11 horas desde las Escuelas Daniel Trevijano. La primera parada es obligada: el Muro del Revellín. Una guía acompaña al grupo y explica cada enclave en que se detiene la excursión urbana por el corazón de Logroño. El Revellín simboliza la victoria de Logroño ante las tropas francesas que lo asediaron en 1521. No hubo batalla, pero los logroñeses, protegidos y a la vez limitados por su muralla, de la que hoy apenas quedan los restos del Muro del Revellín, aguantaron veintiún días gracias al pan que amasaron con sus propias manos, al vino de sus calados y a los peces que pescaron en el Ebro, acercándose a él mediante unas salidas en la cara norte de la muralla. Finalmente, los franceses cesaron en su empeño de tomar Logroño y abandonaron los alrededores, temerosos del rumor que decía que un gran ejército se estaba formando en Castilla para acudir en su contra. En recuerdo a aquel suceso se celebra cada 11 de junio, día en que acabó el asedio de las tropas de Asparrot, la festividad de San Bernabé, y en conmemoración se ofrece una degustación de pez, pan y vino.
La siguiente parada, en sentido contrario al Camino de Santiago, es la Plaza del Parlamento, para contemplar la fachada religiosa de un edificio de función democrática como es el antiguo Convento de La Merced, dividido hoy en tres partes: Biblioteca, Parlamento y Sala Amós Salvador, nombre que recibe del que fuera director de La Tabacalera, que allí se encontraba. Esta empresa se inauguró en 1890, gracias a la intervención de Sagasta, y dio empleo a muchas mujeres logroñesas. Así se dio una nueva vida a un monumental edificio que, tras la desamortización de Mendizábal, había sido hospital e incluso establo. Como recuerdo a la antigua fábrica de tabaco se conserva la chimenea y una estatua de Miguel Ángel Sáinz.
No muy lejos, en el Colegio de Arquitectos de La Rioja, en la calle Barriocepo, se contempla el palacio del Marqués de Legarda, el que fuera inquisidor. La casa es un perfecto ejemplo de la piedra de arenisca cortada en sillería conservaba en buena parte de los edificios del Casco Antiguo. Allí se rememora el Auto de Fe de 1610 contra las «Brujas de Zurragamurdi».
Una parte importante de la visita son las iglesias de Santiago, Palacio, San Bartolomé y La Redonda. Gracias a la guía conoceremos curiosidades como que en el año 1500 un incendio arrasó la iglesia de Santiago, que fue el primer ayuntamiento de la ciudad, y, al término de su reconstrucción –dice la leyenda–, el arquitecto y sus trabajadores huyeron el día antes de la inauguración pensando que se vendría abajo. La iglesia de Palacio, cuya torre fue el techo de Logroño hasta el siglo XVI, la iglesia de San Bartolomé, que no tiene retablo y donde terminaba la antigua muralla de la ciudad, y la concatedral de La Redonda, que guarda el cuadro ‘La crucifixión’ atribuido a Miguel Ángel Buonarroti, son otras de las paradas obligadas en el paseo guiado.
Casi conformando un círculo y recorriendo la desaparecida muralla de la antigua ciudad de Logroño, la excursión urbana finaliza en la calle Portales y la Plaza del Mercado. Fue en esa calle, llamada sucesivamente La República, General Mola y Portales, donde Juan Antonio Bardem rodó algunas escenas de la película ‘Calle Mayor’ en 1956. La despedida se produce en la Plaza del Mercado, símbolo del Fuero de Logroño del 1095, donde entonces se celebrara el mercado medieval al que le dio derecho aquel edicto real.
Chascarrillos y Leyendas de la ciudad
El recorrido guiado por la parte vieja de Logroño está lleno de chascarrillos y leyendas, como la de la Batalla de Clavijo. También conoceremos el juego de la oca de la Plaza de Santiago y la historia particular del Puente de Hierro, mucho más largo de lo necesario ya que su función original fue la de dar paso al ferrocarril y, aunque fue construido para Tarragona, Práxedes Mateo Sagasta propició que se instalara en Logroño para salvar el curso del río Ebro. El paseo por el Casco Antiguo de Logroño se hace, sobre todo, por vías peatonales. Sobre nuestros pasos se esconden algunos de los calados de las casas del Casco Antiguo. A favor del reposo del vino, antiguamente, se prohibió circular con carruajes por las calles de Logroño, para que éste no se alterase en su maduración ni se desprendieran cascotes sobre las tinajas que lo contenían. La casa de la Duquesa de la Victoria, esposa del general Baldomero Espartero, el futuro Centro de la Cultura del Vino, el calado de San Gregorio, el albergue de peregrinos, el Palacio de los Marqueses de Monesterio o el Palacio de los Chapiteles son algunos de los lugares de paso de este paseo por Logroño.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.