larioja.com
Viernes, 18 abril 2014
sol
Hoy 9 / 26 || Mañana 5 / 27 |
más información sobre el tiempo

TORRECILLA EN CAMEROS

Un sorprendente edificio de piedra caliza negra acoge una atractiva hospedería en el barrio torrecillano del Campillo
28.01.11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Hospedería Sagasta
Construido sobre un solar en las huertas de Navajas fue, en principio, la estructura de un chalet familiar que luego derivó en un pequeño hostal rural
Sorprende este edificio de piedra caliza negra que recibe el sol frío de enero mirando hacia el barrio de Campillo, el más antiguo de Torrecilla en Cameros. Construido sobre un solar en las huertas de Navajas fue, en principio, la estructura de un chalet familiar que luego derivó en un pequeño hostal rural, cuando no había otra opción de alojamiento en este pueblo, situado en un imaginario centro geográfico de La Rioja junto al río Iregua, cabecera de la comarca de Los Cameros.
Hay que subir a la parte alta por la carretera del Serradero, a la altura del aparcamiento junto al nuevo frontón. Una carretera sinuosa que continua más allá del estanque y del olvidado campo de golf de Campo-Pó hasta el puente de los Aragoneses.
La fachada principal tiene entrada por la calle de San Juan, frente al viejo cuartel de la Guaria Civil a la espera de mudarse a uno nuevo. Por una vieja puerta de madera de dos hojas sobre tres peldaños de piedra se accede a la recepción, al mostrador del bar y al salón con chimenea y comedor, a la derecha. Suelos de barro antiguo, un banco con escaño, un aparador, columnas y vigas de madera de roble y paños de ladrillo transmiten un ambiente rústico, limpio y elegante. Sobre la chimenea destaca un plato con retrato de Sagasta, regalo de sus descendientes para la inauguración del hostal y fechado en Barcelona en 1890.
Llibritos de papel
Además del ilustre político liberal nacido en Torrecilla en 1825, las paredes de la hospedería son un muestrario de recuerdos sobre la antigua fábrica de naipes y de papel y libritos del siglo XIX, y una colección de fotografías en blanco y negro con imágenes de época de las gentes y lugares del pueblo, que se reparten enmarcadas por los diecisiete dormitorios distribuidos en tres plantas. Desde el salón se accede a tres estancias con terraza soleada. La escalera, junto a un viejo arcón de tres llaves, tiene el arranque de una barandilla tallada en madera con forma de pie de elefante. Hay más fotografías, en color, sobre el pueblo nocturno y nevado y el entorno de la iglesia de San Martín.
Los dormitorios son sencillos, de mobiliario castellano, cabeceros de hierro y colchas con franjas estampadas de colores azules y calderas a juego con las paredes.
Arriba, dos terrazas más en el tejado que ofrecen una panorámica del entorno montañoso, desde Peña Seto a Cueva Lóbrega y las Cumbres del Serradero.
Un hotel familiar, donde Javier y Rosi aprecian las escenas de los niños en pijama a la hora del desayuno y los chupitos de licores caseros de maguillas y endrinas, que maceran en grandes botellas en el mostrador, y que obsequian a los padres al calor de la chimenea, bajo el plato de Sagasta.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.