larioja.com
Martes, 22 julio 2014
sol
Hoy 10 / 28 || Mañana 11 / 31 |
más información sobre el tiempo

CASA RURAL

Una fachada tradicional de piedra rojiza y vigas de madera, en una localidad que tiene el reconocimiento de conjunto histórico y artístico
31.05.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Encinar: Luz entre barrancos
Fachada de la casa rural situada en Ortigosa. : J.T.
La carretera que rodea el embalse de González Lacasa permite llegar a un pueblo escondido entre barrancos, que convierten este lugar en una espectáculo natural que se puede contemplar desde dos puentes singulares sobre el río Alberco. Después de dejar a la derecha el puente de hierro centenario (1910), que comunica la ermita de Santa Lucía con las Cuevas de Ortigosa, hay que continuar hacia la iglesia de San Miguel, pasar junto a los arcos y capiteles de su puerta románica y cruzar el puente de hormigón hasta la iglesia de San Martín.
Un viaducto de 90 metros de longitud sobre un arco central a 40 metros de altura, que en 1924 era el mayor de Europa. Una plaza enlosada se abre delante del pórtico de la iglesia del siglo XVI.
Una fuente a la izquierda y una calle que desciende por soportales con columnas de piedra y madera acompañados de rimeros de leña. Hay que seguir por la derecha y subir por la calle del Solano hasta llegar a la casa rural El Encinar, que aparece blanca y radiante por el sol de la mañana. Una fachada tradicional de piedra rojiza y vigas de madera, con balcones de forja, sujeta a las condiciones de un pueblo que tiene expediente de conjunto histórico y artístico desde 1984. Ahora en primavera, tras un paréntesis de frío invernal, todavía domina el verde de las plantas, pero Amparo muestra orgullosa una fotografía junto a una familia de turistas donde se aprecia el esplendor colorista de las hortensias, gitanillas, petunias y claveles en el pallo. Se trata de una casa grande integrada en el barrio de San Martín, el más antiguo y soleado de Ortigosa de Cameros.
En la piedra sobre un balcón está grabada la fecha de 1823, aunque la historia de esta casa se puede remontar al siglo XVIII, propiedad de la familia Garcés Serna, que emigró a Lugo. Amparo cuenta el detalle de un escrito que apareció escondido entre las piedras cuando se hizo la rehabilitación para vivienda y casa rural a partir de 1996. En la primera planta se reparten las seis habitaciones, que mantienen algunas piezas antiguas en el mobiliario: armarios con espejo, mesillas, lavabos y cabeceros de hierro y madera.
Colores suaves en las paredes y la luz que entra por los balcones. Unos dormitorios miran al sol de la mañana y otras al sol de la tarde, como el salón, que se asoma a otro barranco, al arroyo del río Seco, bajo las rocas calizas cubiertas de encinas y aulagas amarillas en el Monte del Encinedo.
Las marcas rojas y blancas del sendero de gran recorrido coinciden con la ruta de acceso a la casa rural. Conviene dejar el coche aparcado en la plaza de la iglesia y perderse por el entramado de calles empinadas y empedradas de Ortigosa, un lugar entre barrancos para disfrutar la naturaleza de Cameros sin descartar excursiones a los monasterios y bodegas de La Rioja.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.