larioja.com
Viernes, 18 abril 2014
sol
Hoy 9 / 26 || Mañana 5 / 27 |
más información sobre el tiempo

casa rural

Un antiguo hospedaje de viajantes es hoy una amplia casa rural
04.08.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
'El Casino', en Munilla
La entrada al pueblo de Munilla es una calle con hechuras de ciudad flanqueada por edificios de tres y cuatro alturas con hileras de balcones de forja sobre fachadas blancas, hasta llegar al puente medieval sobre el río Manzanares, en el antiguo camino de Enciso. Una chimenea de ladrillo de la antigua fábrica de zapatillas recibe al viajero. A la derecha sube una calle hacia otro edificio industrial que fue almacén de borra, encima de un crucero del siglo XVI. A la izquierda destaca una terraza cubierta y un gran portalón de entrada al Casino, a la casa rural y al restaurante.
Es un lugar de grandes dimensiones que se inauguró en agosto de 1872. Recorrer sus instalaciones es un viaje por el siglo diecinueve, cuando Munilla era una ciudad industrial con numerosas fábricas de calzado, de paños y de chocolates, que tuvo luz eléctrica antes que Haro y Logroño a través de la noria y la dinamo de la fábrica de los Sevilla.
En la planta baja del casino estaba el salón del teatro y la cochera para guardar los coches de caballos, y en la antigua cuadra del sótano hay una interesante colección de cántaros que se puede visitar. La escalera central sube al primer piso donde se encuentra el bar en los viejos salones del casino, además del restaurante en la biblioteca.
Hospedaje de viajantes
En el piso superior, el espacio dedicado entonces a la vivienda del abastecedor y su familia, además del hospedaje para los viajantes, comerciantes y vendedores, se han acondicionado seis amplias habitaciones que miran hacia el sur, hacia el río, sobre la huerta sembrada de patatas y pimientos en espiral y enfrente las ruinas de la antigua fábrica de chocolates de la familia Enciso.
Al otro lado, hacia el norte y la calle, se accede a un amplio salón que mantiene el suelo irregular de grandes tablas de pino original, por una sala de paso que conserva los huecos de las alcobas y un comedor que guarda en una esquina bajo el tejado una vieja colmena sin abejas que sigue produciendo miel.
Los seis dormitorios se reparten a lo largo de un pasillo y tienen nombres de las aldeas de Munilla escritos sobre rodajas de olivo: Antoñanzas, La Monjía, Lasanta, Peroblasco, Ribalmaguillo y San Vicente. Se conservan las puertas originales y los techos altos abuhardillados. Algunos cabeceros son de herencia familiar y destaca un dormitorio de estilo vasco, con madera oscura trenzada y dibujos tallados.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.