larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 10 / 25 || Mañana 11 / 24 |
más información sobre el tiempo

TURISMO RURAL

Villoslada ofrece un coqueto alojamiento en un edificio que fue Ayuntamiento desde el siglo XVIII hasta la mitad del siglo XX
03.09.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Casa Rural Viejo Ayuntamiento
Tiene la casa una entrada singular, con un porche empedrado y una columna de piedra que sostiene la planta superior de fachada en adobe y entramado de madera.
Hay que subir hasta la iglesia del Sagrario, arriba, en lo alto del pueblo de Villoslada de Cameros. El viajero puede optar por cruzar el puente medieval sobre el río Iregua, fijarse en el balcón esquinero con columna de piedra del nuevo ayuntamiento y subir andando por una calle escalonada hacia la Posada y la farmacia, camino de la panadería, aunque antes puede girar a la izquierda y continuar subiendo hasta la plaza de la iglesia. Hasta aquí, 117 escalones. Una fuente fechada en 1904 y un mirador entre plataneros se sitúan debajo de la casa rural, que fue ayuntamiento desde finales del siglo XVIII hasta la mitad del siglo XX.
Pero los turistas tienen otra alternativa que les permite llegar en coche muy cerca de la casa, sin necesidad de tanto esfuerzo. El propietario les indica por carta este itinerario más cómodo.
Es lo que tienen estos pueblos cameranos situados en ladera, por encima de mil metros de altitud, de calles empinadas y empedradas y casas colgadas sobre las rocas de la peña. El premio es la excelente panorámica que se divisa sobre el propio pueblo y las cumbres de la Sierra de Cebollera desde un edificio histórico que además de ayuntamiento fue escuela, zapatería y cárcel entre corrales y pesebres.
Espectáculo de vigas
Tiene la casa una entrada singular, con un porche empedrado y una columna de piedra que sostiene la planta superior de fachada en adobe y entramado de madera.
Se conserva el portón original de acceso a las cuadras, un espacio amplio que ofrece un espectáculo de vigas de madera y muros de piedra, con objetos antiguos a modo de museo etnográfico, y una amplia sala elevada de muros blanquecinos y botelleros de hierro, donde se ofrecen convites tras las bodas y celebraciones en la iglesia vecina.
Pero la entrada habitual de la casa está por la calle de atrás, con acceso a un distribuidor alrededor de un pupitre de madera a dos aguas que procede de un banco.
Al fondo aparece el antiguo salón de plenos que conserva la madera del estrado y un clavero convertido en biblioteca.
El balcón de forja se asoma sobre la fuente y la plaza. A una lado, tres dormitorios que fueron las escuelas del pueblo hasta 1956. Por la escalera se accede a la antigua zapatería, ahora dormitorio de muros azules para los niños. Arriba, bajo el techo de vigas de roble, se extiende un salón de juegos donde destaca una alacena enorme como un altar.
Las paredes están repletas de una colección de 164 grabados, mapas antiguos y carteles publicitarios. En un libro de visitas encuadernado por Fran aparece al azar una cita escrita por Nerea Barrio en marzo de 2007: «Esta casa se puebla de arlequines cuando hay ruido de risas en el aire… En esta gustosa estancia».
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.