larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 10 / 19 || Mañana 10 / 20 |
más información sobre el tiempo

casa rural el quemao

La casa rural El Quemao, antigua fábrica de paños y lavadero de lanas, fue rehabilitada conservando los elementos arquitectónicos singulares
08.10.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Símbolo del siglo dorado
Amparo, en la fachada principal de este edificio singular. /JESÚS TOLEDO
Esta casa rural, la primera abierta en Villoslada de Cameros, a finales del año 2001, recibe al viajero a la entrada del pueblo, al pie de la carretera que viene del cruce de Junta los ríos, en la N-111, y continúa hacia Montenegro de Cameros. Se trata de la primera parte de un enorme edificio de gruesos muros en piedra que fue fábrica de paños y lavadero de lanas desde la segunda mitad del siglo XVI. En 1917 hubo un incendio que quemó una de sus esquinas.
Desde entonces, a este lugar se le conoce popularmente como «El Quemao», de ahí el nombre de la casa rural.
Este edificio simboliza ahora un extraordinario ejemplo de arqueología industrial que rememora la época dorada de Villoslada de Cameros durante el siglo XVIII, cuando llegó a tener en funcionamiento 40 telares que elaboraban paños para distribuir en Andalucía, Castilla y Galicia.
Más de cien mil ovejas merinas, una gran producción de lana cuya comercialización proporcionó rentas superiores a la media española y permitió a los ganaderos trashumantes construir casonas solariegas con escudos nobiliarios, que siguen siendo testimonio de aquella época de esplendor en Cameros.
La antigua fábrica tiene tres plantas de altura, una por debajo del nivel de la carretera, y más de 2.000 metros cuadrados construidos. Ahora mantiene su estructura en pie, pero la parte que mira hacia la plaza del Espolón y al puente medieval, que se conoce como «puente romano», está abandonada y la parte trasera de la casa rural, que se asoma al río Iregua, está sin cubierta.
También desapareció el antiguo molino que alimentaba de energía hidráulica los telares y el lavadero de lanas. Contiguo a la casa se encuentra el bar Descanso, otro negocio familiar de los hermanos Sánchez Santamaría, propietarios de parte del edificio.
Madera de pino
La casa rural fue rehabilitada siguiendo normativas de conservación de los elementos arquitectónicos de este edificio singular, con muros de piedra de sillería y mampostería. Tras la puerta de entrada hay un amplio salón con chimenea, una cocina y comedor, con balcones que miran hacia el caserío del pueblo entorno a la iglesia del Sagrario, en la Peña, al otro lado del río. Pero lo que más destaca es la madera de pino en techos y vigas, además de la escalera de acceso a las habitaciones, arriba y abajo, distribuidas en el sótano, primer piso y el alto, todas con baño y ducha, decoradas en estilo rústico, aunque la más solicitada, dice Amparo, es la de la buhardilla. Aquí llegan viajeros desde Madrid y País Vasco, parejas y grupos que buscan disfrutar de los senderos del Parque Natural Sierra Cebollera, sobre todo en otoño, en una casa que mantiene el sabor y el recuerdo de los muros que albergaron los tiempos de esplendor en Villoslada de Cameros.
(*) La información sobre la Fábrica de paños y lavadero de lanas procede del libro Villoslada de Cameros: Pueblo de hidalgos, trashumantes y emigrantes, escrito por Juan Antonio García-Cuerdas Sánchez-Lollano (IER 2009), familiar de Amparo y Roberto.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.