larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 5 / 10 || Mañana 3 / 9 |
más información sobre el tiempo

casa rural la ilera

El trabajo artesano en la restauración ha propiciado un ambiente acogedor de la casa, en una villa declarada conjunto histórico-artístico.
05.04.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La memoria escrita
Una de las habitaciones. /J. Toledo
A veces hay un pequeño detalle que simboliza la memoria de un lugar, de una familia, de una historia. En este caso, un pequeño detalle escrito con lapicero en la pared del alto de la casa y que tiene fecha: 1908, Lunes 4 de marzo.
Un escrito de pocas líneas que transmite un mensaje, una anotación que habla del peso de dos jamones iguales, 25 libras, «… pero el que tiene dos cuerdas es de Don José Barreda». Se trata de una casa representativa de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XIX en La Rioja Alta, en Casalarreina, villa declarada conjunto histórico-artístico, que reúne un conjunto de palacios y casonas barrocas blasonadas, y cuyo nombre está ligado a la estancia de la reina Juana la Loca en el Palacio de los Condestables de Castilla en 1511, unos años antes de la construcción del Monasterio de la Piedad, inaugurado por el Papa Adriano VI.
Después de buscar por los pueblos del entorno de la comarca de los Montes Obarenes, Lourdes y Miguel encontraron un día el cartel de «Se vende» en esta casa situada en la esquina de la calle Hornos, donde antaño estaban las panaderías, pegada a la carretera de entrada a Casalarreina por la Avenida de La Rioja. Y se pusieron a trabajar para recuperar la estructura original en madera de chopo terreño, desde la escalera y la barandilla a las puertas, ventanas, vigas y bóvedas de los techos. Un trabajo artesano que ofrece una sensación cálida y acogedora desde la entrada al salón de muros de piedra arenisca y canto rodado, decorado con bodegones y paisajes pintados por Lourdes.
En las tres plantas superiores se distribuyen las habitaciones, con nombres de valles de La Rioja escritos sobre rodadas de fresno en las puertas. El nombre de la casa hace referencia a la denominación más popular del río Oja: Glera o Ilera.
Es curiosa la solución que han encontrado para disponer de una cama grande o dos camas en algunas habitaciones, según demanda del cliente, con colchones y somieres unidos que pueden separarse si es necesario.
La habitación del alto, Valle del Oja-Tirón, es más amplia y abuhardillada, frente al lugar donde se encuentra el escrito del jamón.
Ahora, los testimonios de la memoria de esta casa rural desde el 2006 son los mensajes que escriben los clientes en el libro de visitas que se ofrece en el mostrador de la recepción, algunos con divertidos dibujos infantiles sobre la distribución del desayuno en la mesa del comedor, con mermeladas que se elaboran con las frutas de temporada del huerto familiar: higos, ciruelas y melocotones.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.