larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 25 || Mañana 12 / 23 |
más información sobre el tiempo

casa rural

La casa Chicote, en Ábalos, conserva su fachada original de sillares de piedra y arenisca, con escudo de armas de los López Samaniego
07.05.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Casa Chicote, en Ábalos
Casa recuperada. Habitación de la casa rural que se puede disfrutar en Ábalos. :: J.T.
Para llegar a la Sonsierra riojana hay que cruzar el río Ebro. Desde Logroño se puede optar por el nuevo puente de Sagasta y la carretera de Laguardia, o salir por el Camino de Santiago y atravesar Fuenmayor para pasar el estrecho puente de Lapuebla de Labarca y continuar una agradable ruta entre viñedos, que a finales de abril trazan dibujos geométricos de calles de cepas con brotes verdes, hacia el cerro medieval de Laguardia, delante del cortado calizo de la Sierra de Cantabria.
En la entrada más noble al pueblo de Ábalos se pasa junto a uno de los portones del palacio del Marqués de Legarda, que se alza soleado con sus torreones y galerías de columnas.
Desde aquí se puede llegar andando a la casa, pero también se puede dejar el coche en la plaza Martín Fernández de Navarrete, junto a la Casa de Guardia o de las verjas.
Un cruce de calles conduce por la izquierda hacia la plaza del músico Fermín Gurbindo, donde destaca la antigua casa de la familia Ornillos, convertida en hotel, y por la derecha hacia la calle Trujales y a la casa rural Chicote.
Escudo de armas
La casa conserva su fachada original de sillares de piedra arenisca, con escudo de armas de los López Samaniego y fecha grabada de 1803. Cuenta Nieves, la madre de Carlos, que esta casa estaba arruinada y la compró su marido para tener una cueva donde conservar el vino y disfrutar con la cuadrilla. El interior de la casa es de nueva construcción.
Abajo se encuentra los salones y la escalera de acceso al calado, distribuido en tres estancias con una temperatura constante de 12 grados. En uno de los huecos se observan las zapatas de hormigón que sujetan la casa. Arriba, en la primera planta, se reparten cinco habitaciones alrededor de un patio central acristalado. Tres dormitorios miran a la calle y dos se encuentran al norte, hacia la Sierra del Toloño.
Desde lo alto de la casa se puede observar por el balcón el esbelto conjunto de la iglesia de San Esteban y la torre barroca.
Lo de Chicote no tiene nada que ver con el célebre bar de Madrid, sino con la manera peculiar de su suegro y su marido de llamar a sus hijos y nietos: chicos majos, «chicotes». Precisamente, el nieto Adón decidió en su momento el mismo nombre para la casa rural, a finales de los años noventa, cuando en La Rioja sólo había 37 casas, recuerda Nieves.
Este es un buen lugar para recorrer las bodegas y tesoros de la Sonsierra y de la Rioja Alta, la memoria de la cultura del vino en los lagares rupestres y el rico patrimonio histórico y natural, con rutas marcadas que pasan por ermitas, chozos, dólmenes y necrópolis medievales.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.